El PIB de Argentina sufre un traspié en el segundo trimestre, pese al rebote interanual

0
8
671095

ARGENTINA PIB

Buenos Aires, 21 sep (EFE).- El producto interno bruto (PIB) de Argentina sufrió un traspié en el segundo trimestre del año al contraerse el 1,4 % frente al trimestre previo, pese a la fuerte recuperación registrada respecto a igual período de 2020, cuando la economía del país suramericano padeció un histórico desplome.

De acuerdo con datos difundidos este martes por el Instituto Nacional de Estadística y Censos, el descenso del 1,4 % verificado en el segundo trimestre representa el primer desempeño negativo en el indicador tras tres trimestres consecutivos en alza.

Esta contracción se enmarca en las nuevas restricciones dictadas por el Gobierno de Alberto Fernández durante el segundo trimestre para hacer frente a la segunda ola de covid-19, a lo que se ha sumado una inflación superior al 3 % mensual que ha condicionado la recuperación del poder adquisitivo y del consumo.

El propio Gobierno ha reconocido en el proyecto de Presupuesto 2022 remitido la semana pasada al Parlamento que los últimos datos económicos han mostrado el “impacto de la segunda ola de contagios”, con caídas de actividad en abril y mayo, aunque con signos de recuperación en junio a partir de la flexibilización de las restricciones.

FUERTE REBOTE INTERANUAL

De acuerdo con los datos oficiales, pese a la contracción respecto al primer trimestre, Argentina registró en el segundo trimestre del año una recuperación interanual del 17,9 %, logrando así sumar dos trimestres consecutivos con crecimiento en el PIB en términos interanuales, luego del desplome del 9,9 % acumulado el año pasado.

La magnitud de recuperación interanual verificada en el segundo trimestre debe interpretarse a partir de una base de comparación sin precedentes, ya que en igual período de 2020 el PIB había sufrido un histórico desplome del 19 %, afectado por las severas restricciones sanitarias impuestas en Argentina.

Según el informe oficial, Argentina registró en el segundo trimestre un alza interanual del 21 % en la oferta global como producto de una recuperación del 17,9 % del PIB y un alza del 36,6 % de las importaciones de bienes y servicios.

En la demanda global, se registró una variación positiva interanual del 6,3 % en las exportaciones de bienes y servicios y una expansión del 76,6 % en la formación bruta de capital fijo.

En tanto, el consumo público registró una mejora interanual del 8,2 %, mientras que el consumo privado avanzó un 21,9 %.

Por sectores, destacaron las recuperaciones de actividad en hoteles y restaurantes (90,3 %), la construcción (84,2 %) y la industria manufacturera (32,4 %), mientras que el único sector en retroceso fue el agropecuario, con un descenso interanual del 3,9 %.

PERSPECTIVAS DE RECUPERACIÓN

De acuerdo con los datos oficiales, el PIB acumuló en la primera mitad del año un avance del 10,3 %.

Según el proyecto de Presupuesto 2022, la economía argentina terminaría este año con una recuperación del 8 %, poniendo fin a un ciclo de tres años de severa recesión, y crecería un 4 % en 2022.

En tanto, las proyecciones de los economistas privados que mensualmente consulta el Banco Central argentino para su informe de expectativas son ligeramente más moderadas: según sus pronósticos, la economía argentina se recuperará 7,2 % en 2021 y se expandirá 2,5 % el próximo año.

De acuerdo con lo expresado por el Gobierno en el proyecto de Presupuesto, “hoy los datos muestran que Argentina está transitando un camino de recuperación”, avanzando “hacia los niveles de actividad previos a la pandemia” y abriendo “la puerta a una segunda etapa de recuperación” en 2022 para “reparar los profundos daños resultantes de la crisis macroeconómica” de 2018-2019.

Según el Ejecutivo, la evolución de la actividad económica en los próximos meses dependerá de la situación sanitaria, aunque a su juicio las expectativas son “positivas” debido al avance de la campaña de vacunación, la caída en la cantidad de nuevos casos diarios y la reapertura de distintas actividades en función a la situación sanitaria.