La marcha de Suga dispara la Bolsa de Tokio a su máximo en 31 años

0
8
662591

BOLSA TOKIO

Tokio, 14 sep (EFE).- La Bolsa de Tokio cerró hoy con sus principales indicadores en niveles inéditos en 31 años, espoleada sobre todo por las expectativas de que el sucesor del primer ministro nipón, Yoshihide Suga, aplique cuantiosos estímulos económicos.

El índice Nikkei, que agrupa a los 225 títulos más representativos del mercado, subió este martes 222,73 puntos, hasta terminar la jornada en 30.670,10 enteros, su mejor cierre desde el 1 de agosto de 1990, cuando acabó en 30.837,99 unidades en plena burbuja financiera.

El Topix, que incluye a las firmas de la primera sección, las de mayor capitalización, sumó un 1,01 % o 21,16 puntos, hasta situarse en 2.118,17 unidades, también su máximo en 31 años.

El parqué tokiota encadenó su cuarto avance consecutivo y siguió la tendencia iniciada el pasado día 3, cuando Suga anunció que no se presentaría a la reelección como líder del partido gobernante.

El Nikkei acumula un auge del 8 % desde principios de septiembre, una evolución que los analistas atribuyen a la salida del actual primer ministro, con índices de popularidad bajo mínimos, y a su inminente reemplazo por otro líder del que se espera mayor dinamismo pero también continuidad en las líneas generales de estrategia económica.

Suga será reemplazado como jefe del Ejecutivo nipón por quien gane las primarias de su partido el próximo día 29, un líder político que además será candidato a formar un nuevo Gobierno para las elecciones generales que deberán celebrarse antes del fin de noviembre.

Este cambio de liderazgo ha disparado las expectativas sobre nuevos estímulos económicos, ya que los principales candidatos a suceder a Suga han apostado por movilizar paquetes de ayudas adicionales para superar el impacto de la pandemia de la covid-19.

Los favoritos para encabezar el Partido Liberal Demócrata son el actual ministro de Reforma Administrativa y Regulatoria de Japón, Taro Kono, también a cargo del programa nacional de vacunas, y el exministro de Exteriores Fumio Kishida.

Ambos han manifestado sus planes de recurrir a cuantiosos programas de reactivación económica en caso de llegar al poder, ampliando las partidas multimillonarias que ha destinado Japón a este fin desde el inicio de la pandemia y que se suman también al ambicioso programa de estímulo que el país tiene en marcha desde 2013, dentro de la estrategia conocida como “Abenomics”.

No obstante, Kono es partidario de mantener los pilares centrales de “Abenomics” reformando algunos aspectos, mientras que Kishida apuesta por una revisión más profunda de esta estrategia para perseguir un reparto más equitativo de la riqueza y apoyar a las clases medias niponas con más ayudas sociales.

Otro factor positivo para el parqué tokiota ha sido la tendencia decreciente de los contagios de coronavirus en Japón y las perspectivas de que comiencen a levantarse restricciones en los próximos meses conforme se avanza también en el proceso de vacunación.

El número de infecciones diarias mantiene una clara tendencia a la baja desde comienzos de mes, mientras que el porcentaje de población plenamente vacunada supera ya el 51 %.

Entre los valores con mayor capitalización en la Bolsa de Tokio, el líder nipón del automóvil, Toyota Motor, avanzó un 1,54 %, mientras que el gigante tecnológico Softbank perdió un 0,49 %.

La empresa de transporte marítimo Nippon Yusen (NYK Line) protagonizó una de las subidas más destacadas, del 1,32 %, junto a los fabricantes de componentes para semiconductores Lasertec (0,82 %) y Keyence (0,63 %) y la corporación tecnológica y audiovisual Sony (0,98 %).

El sector del petróleo fue otro de los mayores ganadores de la jornada, después del incremento de los futuros del crudo en Estados Unidos en la víspera, lo que dejó avances como los de Eneos Holdings (1,3 %), Idemitsu Kosan (3,3 %) y Cosmo Energy (4,5 %).

En la primera sección, 1.707 valores avanzaron frente a los 380 que retrocedieron y a los 101 que terminaron sin cambios.

El volumen de negociación ascendió a 3,34 billones de yenes (25.687 millones de euros).