El Nikkei cae un 0,96 % por la preocupación sobre la recuperación económica

0
5
599443

BOLSA TOKIO CIERRE

Tokio, 20 jul (EFE).- El principal índice de la Bolsa de Tokio, el Nikkei, cayó un 0,96 % este martes por quinta sesión, después de que el repunte de casos de covid-19 por la propagación de la variante delta generara preocupación por la recuperación económica.

El Nikkei, que agrupa a los 225 títulos más representativos del mercado, bajó 264,58 puntos, hasta 27.388,16 enteros.

El Topix, que incluye a las firmas de la primera sección, las de mayor capitalización, perdió un idéntico 0,96 % ó 18,24 puntos, hasta situarse en 1.888,89 unidades.

El parqué tokiota abrió a la baja, desanimado por la caída en Wall Street, donde el selectivo Dow Jones de Industriales anotó en la sesión anterior su peor caída en nueve meses, por las dificultades de contener la propagación de la variante delta del coronavirus incluso entre los países con altas tasas de vacunación.

Los inversores en Tokio siguieron esta tendencia pesimista y el Nikkei llegó a bajar momentáneamente a su peor nivel en más de seis meses, antes de recortar ciertas pérdidas, por la preocupación de que la expansión de la variante delta ralentice el ritmo de la recuperación económica.

El sector de la minería cosechó las principales pérdidas del día, junto al inmobiliario y al de metales no ferrosos.

La petrolera Inpex anotó la mayor caída entre las empresas que cotizan en el Nikkei, del 4,53 %, seguida por la agencia de publicidad Dentsu, cuyas acciones se depreciaron un 4,2 %.

El fabricante de componentes para semiconductores aglutinó el mayor volumen de operaciones de la jornada y subió un 3,43 %.

Le siguieron por transacciones la desarrolladora y distribuidora de videojuegos Nintendo, que bajó un 2,15 %, y el fabricante automotor Toyota, que retrocedió un 1,31 %.

El grupo Softbank cedió un 1,56 %, y la tecnológica Sony, un 2,24 %.

En la primera sección, 1.656 empresas retrocedieron frente a 441 que avanzaron, mientras que 95 cerraron sin cambios.

El volumen de negociación ascendió a 2,39 billones de yenes (18.560 millones de euros).