El nadador paraguayo Hockin llega a Tokio dispuesto a mejorar sus marcas

0
6
603160

TOKIO 2020 PARAGUAY

Asunción, 23 jul (EFE).- El nadador paraguayo Benjamín Hockin llega a Tokio para cumplir una cita “totalmente distinta” por lo que ha significado la pandemia para el mundo y vivir en lo personal la alegría de su reciente paternidad.

Pero tiene más motivos para sentirse feliz y orgulloso ya que tomará parte en los cuartos Juegos Olímpicos de su carrera. Todo comenzó en Pekín 2008.

En Tokio espera mejorar sus marcas en 100 metros libres y 100 metros mariposa.

“Mi expectativa es tratar de mejorar mis marcas personales, sobre todo en un evento tan importante como son los Juegos Olímpicos, creo que no es poca cosa, y representar de la mejor manera posible a Paraguay”, declaró en una entrevista con Efe.

Hockin atesora casi 17 años de experiencia.

El nadador se mostró “muy contento” por todas las metas deportivas que ha conseguido en este tiempo y sigue soñando con colgarse algún día la medalla olímpica, aunque reconoció que “es muy complicado” de momento.

“Uno nunca pierde la fe, el sueño de algún día subirse a un podio olímpico. Creo que eso es lo bonito del deporte, que uno sueña con un objetivo”, manifestó desde la piscina del Centro Acuático Nacional (CAN), en Asunción.

De cara al futuro, Hockin prefiere afrontar su carrera “año por año”, con los Juegos Odesur Asunción 2022 como la cita más próxima en la que le gustaría estar tras su paso por Tokio.

“Luego veremos qué pasa para París 2024”, aunque aseguró que “todavía hay Benjamín Hockin para un poquitito más”.

De momento, dijo que enfrenta la próxima competición “muy contento” y “disfrutando de este hermoso proceso de llegar a unos Juegos entrenando de la mejor manera posible”.

Su historia olímpica comenzó en los Juegos de Pekín 2008, en los que representó a Reino Unido, Tokio 2020 también quedará marcado en su carrera como una fecha especial, ya que son los primeros en los que participa siendo padre de familia.

“Yo estoy demasiado contento. A finales de junio nació mi hija. Así que soy papá y va a ser una experiencia sumamente nueva para mí. Lastimosamente mi familia no va a poder estar ahí en los Juegos”, manifestó.

Hockin viajó a Japón el 6 de julio y permanecerá en Fukuyama hasta el 18, día en el que se trasladará a la Villa Olímpica para prepararse para sus competiciones, programadas para los días 27 y 29.

“Van a ser unos Juegos Olímpicos muy diferentes a lo que estamos acostumbrados a ver. Tenemos que adaptarnos a esas circunstancias”, señaló en relación a los hisopados y las medidas sanitarias establecidas por los protocolos.

Con la celebración de Tokio 2020, Hockin deja atrás la “incertidumbre” de los primeros días de pandemia de coronavirus en marzo de 2020, cuando la cuarentena total impuesta por el Gobierno paraguayo obligó también a parar los entrenamientos y las competiciones.

Unas semanas después, los atletas de élite pudieron volver a sus actividades, aunque con la pregunta constante de “para qué estaba entrenando uno”, como reconoció Hockin, ya que todos los eventos estaban en el aire.

A finales de 2020, participó en dos campeonatos nacionales y en marzo de este año compitió en el Campeonato Sudamericano de Natación, por lo que Tokio será su segunda representación internacional este año.

Hockin es uno de los ocho atletas que integran la delegación paraguaya para Tokio 2020.

También acudirán la tenista Verónica Cepede, el golfista Fabrizio Zanotti, la nadadora Luana Alonso, la ciclista Agua Marina Espínola, la remera Alejandra Alonso, el maratonista Derlys Ayala y la atleta Camila Pirelli.

“Si bien es una delegación pequeña, todos los atletas siempre ponen el ciento por ciento y vamos acompañados por una delegación que nos estará apoyando en todos los aspectos”, dijo el nadado paraguayo.

“Nosotros vamos con el objetivo de competir y dejar en alto el nombre de nuestro país”, puntualizó Hockin.

Noelia Fernández Aceituno