El ministro de Industria uruguayo celebra el comienzo de la portabilidad numérica

0
6
794247

URUGUAY TELECOMUNICACIONES

Montevideo, 12 ene (EFE).- El ministro de Industria, Energía y Minería de Uruguay, Omar Paganini, celebró este miércoles el comienzo de la portabilidad, en el que usuarios pueden optar por cambiar de compañía telefónica manteniendo su número.

“Es un día para celebrar porque la portabilidad numérica es darle mayores derechos a las personas”, enfatizó Paganini en rueda de prensa durante el primer día en el que esta normativa pasa a estar activa.

Para el ministro, esta situación obliga a las empresas a que “cuiden mejor a sus clientes”, ya que las razones que evitan el cambio de compañía disminuyen, por lo que habrá “mejores condiciones de contratos, promociones y también servicios”.

El mercado móvil de Uruguay es liderado por la empresa estatal Antel, con unas 2,1 millones de líneas, seguido por la española Movistar, con cerca de 1,4 millones, y la mexicano-brasileña Claro, con aproximadamente 963.000.

Paganini confió en que esta nueva normativa no afectará a la empresa pública uruguaya, ya que tiene “la mejor cobertura y es competitiva en precio”.

La normativa permite tres cambios por año y quienes decidan por pasarse a otra empresa deben hacerlo sin ningún tipo de deudas con la anterior.

La portabilidad numérica está incluida en la Ley de Urgente Consideración (LUC), buque insignia en la campaña electoral del entonces candidato Luis Lacalle Pou y proyecto estrella de su Gobierno, que fue aprobada en julio de 2020.

Sin embargo, podría ser suspendida si el 27 de marzo triunfa el ‘SÍ’ en un referéndum en el que se votará por la derogación de 135 artículos de la LUC por atentar contra derechos de los ciudadanos, según sus promotores, que fueron organizaciones sociales y políticas de izquierda en Uruguay.

Tanto desde el Sindicato Único de Telecomunicaciones (Sutel), como desde el Frente Amplio (FA), la coalición de izquierdas que gobernó en Uruguay entre 2005 y 2020 y hoy es la principal formación de la oposición nacional, se oponen a la portabilidad numérica puesto que entienden que es una manera de debilitar a Antel.

El presidente de Sutel, Gabriel Molina, dijo a Efe que esto será “solo un buen negocio para las multinacionales”, porque Antel “no va a poder competir con los precios”.

“En un tiempo determinado va a perder ingresos y, por tanto, puede desaparecer si queda totalmente abierta y liberalizada la competencia”, aseveró.

Respecto a la posibilidad de que la portabilidad numérica finalmente sea derogada en el referéndum, el ministro dijo que no afectará a quienes ya lo hayan hecho.