El ministro de Empresas británico defiende su gestión ante la crisis de energía

0
5
692144

R.UNIDO ENERGÍA

Londres, 10 oct (EFE).- El ministro británico de Empresas, Energía y Estrategia Industrial, Kwasi Kwarteng, defendió la gestión del Gobierno en la crisis de energía que afronta el Reino Unido, donde los proveedores consideran que el actual sistema que fija un tope máximo en los precios no es adecuado.

El aumento global en el precio del gas ha generado una preocupante crisis en el mercado británico, donde las eléctricas no pueden trasladar al consumidor toda la subida de los precios mayoristas y decenas de compañías se enfrentan a la amenaza de una quiebra este invierno.

En un artículo publicado hoy por el dominical Sunday Express, Kwarteng no aclaró cómo planea el Ejecutivo aliviar la presión sobre las empresas del sector si bien aseguró que mantener el tope en los precios -que se revisa cada seis meses- es una cuestión “no negociable”.

Ese techo establece el máximo nivel al que un proveedor puede cobrar a los consumidores en base a una tarifa estándar para Inglaterra, Gales y Escocia.

En el citado artículo, Kwarteng se refirió a la “red de seguridad que hay en vigor para proteger a los consumidores de subidas instantáneas en los precios estas Navidades, y asegurar que todo el mundo obtenga el suministro que necesita”.

La prioridad, según señaló el titular de Empresas, es “proteger a los consumidores”.

“Pese a la presión de algunos para levantar el tope máximo, soy absolutamente claro en que está aquí para quedarse y permanecerá en el mismo nivel durante el invierno”, remachó.

“Mantener esta protección en vigor es algo innegociable para mí”, agregó.

En 2019 Ejecutivo tory de la ex primera ministra Theresa May introdujo un techo máximo en el precio que se puede cobrar por la energía en la tarifa estándar.

El regulador público del sector (Ofgem) estipula dos veces al año (en abril y en octubre) ese límite, que esta temporada de otoño-invierno se situará en 1.277 libras (1.500 euros) anuales, un 22 % más respecto año pasado, pero lejos del incremento de los costes mayoristas.

Tradicionalmente, las eléctricas ofrecían a sus clientes contratos más económicos que la tarifa estándar, pero la crisis del gas ha hecho que las asociaciones de consumidores nacionales aconsejen valorar la opción de acogerse a la tarifa general, con un precio limitado.

A pesar de la creciente presión del sector, el Ejecutivo de Boris Johnson sostiene que no planea extender el techo de gasto.