El ministro de Defensa luso dice que se enteró por la prensa de una red criminal

0
4
740109

PORTUGAL CORRUPCIÓN

Lisboa, 19 nov (EFE).- El ministro de Defensa de Portugal, João Gomes Cravinho, aseguró este viernes que se enteró por la prensa de la dimensión de una red de criminal que involucraba a militares lusos y dijo que no informó a los jefes de Estado y de Gobierno del país tras recibir las primeras denuncias sobre el caso porque solo tenía “indicios”.

El escándalo de corrupción, aún bajo secreto de sumario, se centra en una red que implicaría a un centenar de personas en tráfico de diamantes, oro y droga con base en la República Centroafricana donde militares lusos participaban en una misión de paz de la ONU desde 2017.

Uno de los elementos más llamativos del caso ha sido el silencio del ministro de Defensa mientras que tanto el presidente del país, Marcelo Rebelo de Sousa, como el primer ministro, el socialista António Costa, reconocían que no habían sido informados de la trama.

SILENCIO POR “INDICIOS”

Ante la Comisión de Defensa Nacional del Parlamento luso, el ministro se justificó hoy indicando que sólo tenía conocimiento de “indicios” de dos militares implicados en contrabando de diamantes.

Gomes Cravinho explicó que el 2 de enero de 2020 fue informado de una denuncia contra un militar luso que había estado en una misión de la ONU en la República Centroafricana y la investigación se derivó a la Policía Judicial Militar (PJM). Un mes después llegó una segunda denuncia.

Estos hechos, agregó, fueron puestos en conocimiento de la ONU en virtud de un acuerdo bilateral de colaboración, aunque no informó de lo ocurrido ni al primer ministro ni al presidente del país, que es también comandante supremo de las Fuerzas Armadas.

“En este contexto encuadré las denuncias y no volví a tener información hasta el 8 de noviembre de 2021”, cuando dijo que se enteró por los medios de comunicación de la existencia de una red criminal que, además de traficar con diamantes, también lo hacía con oro y droga.

Gomes Cravinho argumentó que decidió no informar a las jefaturas del Gobierno y del Estado porque la información de la que disponía a principios de 2020 era “puntual, débil e insuficiente”.

Y dejó claro que “no hubo intención de no informar al primer ministro ni al jefe del Estado”.

También afirmó que en estos 22 meses -desde que fue informado- “las autoridades hicieron su trabajo (…) y las FFAA actuaron de forma ejemplar, con celeridad, nadie fue protegido, no hubo trato especial”.

Ante las preguntas del PSD (centroderecha) y del BE (Bloque Izquierda), que acusaron al ministro de fallar por omisión de información, Gomes Cravinho justificó su actuación para preservar la investigación de las denuncias, por la imagen portugal y de las FFAA frente a la ONU.

En su turno, el jefe del Estado Mayor de las FFAA de Portugal, António Silva Ribeiro, dijo que informó personalmente al ministro de las dos denuncias y desconocía de que se tratara de una red criminal.

“Nada hacía ver que hubiera por detrás una red criminal también con oro y droga”, afirmó Silva Ribeiro, que también aseguró que se enteró por la prensa de la existencia de una red criminal.

INCAUTADAS 1.500 PIEDRAS PRECIOSAS

Aunque la investigación de las autoridades portuguesas sobre la red criminal está bajo secreto de sumario, se han conocido algunos detalles sobre la operación.

La Policía Judicial incautó cerca de 1.500 piedras preciosas en la casa de uno de los sospechosos, según medios portugueses, que aseguran además que el líder de la red es un exmilitar portugués que también negociaba con oro de Ghana.

La Fiscalía investiga delitos de contrabando de diamantes, asociación criminal, blanqueo de capitales, falsificación de documento, tráfico de estupefacientes, acceso ilegítimo, estafa informática y fraude fiscal.