El mal uso del agua en Nicaragua compromete a los más vulnerables, según una ONG

0
19
459778

DÍA AGUA NICARAGUA

Managua, 22 mar (EFE).- El mal uso de los recursos hídricos en Nicaragua compromete a las poblaciones más vulnerables del país, especialmente en las zonas secas y mineras, advirtió este lunes la ONG Centro Humboldt, en ocasión del Día Mundial del Agua.

“Queremos, en este Día Mundial del Agua, manifestar nuestra preocupación por el mal uso que en general hacemos del agua en nuestro país, y que, por supuesto, afecta principalmente a las poblaciones más vulnerables”, dijo el director del Centro Humboldt, Víctor Campos, en una declaración pública.

Según la ONG, actividades como “los monocultivos, industrias, y actividades extractivas, compiten con el abastecimiento para el consumo humano y saneamiento de los grupos poblacionales”, lo que se suma a la “participación importante en la matriz de generación eléctrica” (10 %), así como los efectos adversos del cambio climático.

Como consecuencia “el 70 % de los pozos excavados a mano en parte del corredor seco (desde la frontera con Honduras hasta el extremo norte del Gran Lago de Nicaragua) presenta situaciones críticas de agua, en su mayoría está totalmente seco, de igual forma todas las fuentes de agua superficiales, como ríos y quebradas”, afirmó Campos, en base del monitoreo sobre los recursos hídricos que realiza el Centro Humboldt cada año.

Las zonas donde abunda el agua no están mucho mejor, ya que algunas de estas tienen ríos contaminados con mercurio o cianuro, principalmente a causa de la minería, “generando niveles de contaminación realmente alarmantes”, indicó Campos, quien señaló que en 2018 Nicaragua importó “221 millones de dólares en agrotóxicos, entre plaguicidas, herbicidas, madurantes y fertilizantes sintéticos, que están yendo directamente a nuestras fuentes de agua”.

El director del Centro Humboldt llamó a las autoridades nicaragüenses a aplicar el Convenio de Minamata, para proteger la salud humana de los daños que causa el mercurio, a la vez que subrayó su preocupación por recientes reformas legales que promueven la privatización del recurso “en materia de captura, almacenamiento y distribución del agua para consumo humano”.

A lo anterior, sumó el hecho de que los recursos que las autoridades otorgan al agua no alcanzan el 1 % del Presupuesto General de la República, y la “flexibilización del sistema de evaluación ambiental”, como aspectos que están en manos del Gobierno y que “han contribuido al deterioro del recurso, en calidad y cantidad, en buena parte del territorio”.

Según la estatal Autoridad Nacional del Agua (ANA), la cobertura de agua potable en Nicaragua alcanza el 92 % en las zonas urbanas y 55 % en áreas rurales.

El Centro Humboldt hizo énfasis en que, si bien la política pública relacionada con los recursos hídricos está centrada en la distribución, “para poder distribuir agua con equidad debemos producir agua en abundancia de calidad”.