El “mal humor colectivo” se impondrá en elecciones mexicanas, dice analista

0
96

Isabel Reviejo

México, 8 jun.- El “mal humor colectivo” se impondrá en las próximas elecciones presidenciales de México, ya que los malos resultados del gobierno de Enrique Peña Nieto desencadenarán un voto de castigo, considera el analista Alfonso Zárate.

En su nuevo libro, “Un gobierno fallido”, el autor realiza un análisis sobre el actual sexenio del Partido Revolucionario Institucional (PRI) y la sucesión presidencial.

De cara al 1 de julio, cuando unos 89 millones de mexicanos elegirán al nuevo mandatario, Zárate se plantea un interrogante: ¿Se va a imponer el aparato político electoral, que históricamente ha beneficiado al PRI, o el mal humor colectivo?

El analista se decanta por la segunda opción: “Las malas cuentas que entrega el gobierno de Peña Nieto tanto económicas como en seguridad van a tener un fuerte impacto de castigo en el elector”.

Teóricamente, argumenta, habría dos candidatos que podrían representar este “mal humor colectivo”, pero “da la impresión de que Andrés Manuel López Obrador ha tenido más capacidad para representar este repudio a un gobierno ineficaz”.

El izquierdista López Obrador, del Movimiento Regeneración Nacional (Morena), encabeza todos los sondeos electorales.

La última encuesta del diario Reforma le otorga 52 % de la preferencia de voto, frente al 26 % de Ricardo Anaya, del conservador Partido Acción Nacional (PAN), y el 19 % de José Antonio Meade, abanderado del PRI.

Ante la indudable ventaja de López Obrador, sus oponentes han llamado al “voto útil”, especialmente Anaya, aunque Meade también ha hecho referencia a este concepto, alegando que el sufragio solo es útil si “implica las mejores alternativas” y valores para el país.

Zárate argumenta que este tipo de voto se dará entre los seguidores del PRI si Meade sigue “muy abajo” en las encuestas, pero no en favor de Anaya, sino de López Obrador.

Los votantes que no pertenecen a las clases altas “mayoritariamente van a ir por López Obrador, porque representa, en el imaginario colectivo, lo que fue el PRI hace 30 o 40 años”. Es decir, evoca a aquellos tiempos en que el partido oficialista “era sensible socialmente, se acercaba a la gente, ofrecía apoyos”, argumenta el autor.

“Esos sectores del voto priista (del PRI) que sienten que su voto se pierde con Meade es más factible que se vayan con López Obrador a que se vayan con Anaya”, dice, aunque -matiza- sí puede que “algunos” ciudadanos opten por acercarse al PAN, que va en coalición con el Partido de la Revolución Democrática (PRD) y Movimiento Ciudadano.

De acuerdo con el analista, el golpe para el PRI en estas elecciones va a ser “de tal magnitud” que entrará en un “proceso brutal de deterioro”, del cual no podrá salir en “muchos años”.

En el año 2000, cuando el Vicente Fox (PAN) arrebató el poder al PRI por primera vez, la derrota no fue tan significativa porque pudo mantener una presencia considerable en las Cámaras, así como en los gobiernos estatales.

Sin embargo, si se cumplen los pronósticos, en los siguientes comicios no solo se quedará el PRI sin la Presidencia, sino que también “va a quedar reducido a una fuerza marginal en el Senado, en la Cámara de Diputados y posiblemente perderá ocho de las nueve gubernaturas en disputa”.

“Va a enfrentar una derrota que no había conocido nunca”, agrega el experto, quien añade que el voto duro hacia el partido ha caído.

En la debacle del PRI, además, influye el hecho de que “el gobierno de Peña se convirtió en un gobierno excluyente”, a diferencia de otros momentos en que en el partido estaban representados “todos los grupos regionales y los grupos ideológicos”.

El grupo al que Zárate llama “cofradía mexiquense (del Estado de México, como Peña Nieto)” se apropió de “todos los espacios de poder”, marginando a otros miembros de su mismo partido.

Tras las elecciones de 2000 era el momento de que el PRI hiciera un ejercicio de introspección; no obstante, el partido que regresó a la Presidencia en 2012 con Peña Nieto fue “el mismo de antes”.

“La pregunta es si ahora se va a reformar”, concluye el analista. EFEUSA

SHARE

Leave a Reply