El laborismo reconecta con las empresas con un plan de mejoras fiscales

0
4
677326

R.UNIDO LABORISTAS

Brighton (R.Unido), 27 sep (EFE).- Reconectar con el sector empresarial es una de las prioridades de la nueva dirección del Partido Laborista británico, que este lunes recibió el aplauso de algunas de las grandes patronales del país tras exponer un programa económico centrado en mejorar la fiscalidad e impulsar la inversión.

Las principales figuras de la formación y miles de afiliados asisten esta semana en Brighton (sur de Inglaterra) al primer congreso nacional en persona desde que Keir Starmer tomó las riendas del partido el año pasado.

El nuevo líder y jefe de la oposición en el Reino Unido ve esta cita como una oportunidad para marcar un perfil más centrado que su predecesor, el izquierdista Jeremy Corbyn, tras la debacle electoral de las últimas generales, en las que los laboristas sufrieron la peor derrota en un siglo.

Rachel Reeves, antigua economista del Banco de Inglaterra y candidata a la cartera de Finanzas si el laborismo regresa al poder, fue hoy la estrella de la jornada en Brighton con un discurso en el que recalcó que no va a tener “complejos” en defender políticas “proempleo y proempresas”.

REFORMA DEL SISTEMA FISCAL

La portavoz de Economía laborista defendió un programa para eliminar o congelar los impuestos que deben abonar empresas como comercios minoristas, restaurantes, almacenes y fábricas por ocupar espacios no residenciales.

Reeves sostuvo que si llegara al Gobierno acometería “la mayor reforma en la fiscalidad de las empresas en una generación” y tomaría, a corto plazo, medidas para revitalizar el comercio minorista tras la pandemia de coronavirus.

Un eventual Ejecutivo laborista trataría de incrementar la recaudación a través de mayores tasas a las grandes tecnológicas y firmas de inversión, en lugar de subir las cargas a las pequeñas y medianas firmas, las contribuciones a la seguridad social o recortar en servicios sociales, aseguró.

El núcleo de su agenda económica pasaría por subir del 2 % al 12 % el impuesto de servicios digitales, que abonan grandes buscadores y redes sociales, así como invertir 28.000 millones de libras al año (32.000 millones de euros) en promover la actividad “verde”.

APLAUSOS DE LA PATRONAL

“El Partido Laborista debería ser aplaudido por agarrar el toro por los cuernos y proponer un programa de reformas procrecimiento y proinversión, en sintonía con nuestras ambiciones ‘verdes’, favorable a impulsar la recuperación económica y contribuir a equilibrar las regiones” del Reino Unido, afirmó en un comunicado la Confederación de la Industria Británica (CBI, en inglés).

Esta recepción positiva al programa económico laborista contrasta con las críticas que el sector empresarial vertió en numerosas ocasiones sobre los planes del anterior líder, Jeremy Corbyn.

Durante el congreso laborista de 2018, la CBI pedía al primer partido de la oposición que “invitara a las empresas a su tienda”.

“Demasiado a menudo, la falta de experiencia empresarial en el Partido Laborista hace surgir ideas que son atractivas sobre el papel, pero imposibles de llevar a cabo en la realidad”, lamentaba entonces la patronal.

La Federación de Pequeñas Empresas británica dio también hoy la bienvenida a la visión económica del laborismo de Starmer.

El partido “acierta al proponer reformas concretas al impuesto sobre la empresas, que afecta desproporcionadamente a las pequeñas firmas y comerciantes que forman la base de nuestras comunidades locales”, declaró.

PRUDENCIA EN LA NACIONALIZACIÓN DE ELÉCTRICAS

También en contraste con la visión económica de Corbyn, la nueva dirección laborista se ha mostrado cautelosa con la posibilidad de defender la nacionalizacion de las compañías eléctricas que afrontan la quiebra este invierno ante la subida de los precios mayoristas de la energía.

Mientras que el anterior líder era partidario de devolver la titularidad pública a los servicios ferroviarios, el correo, las compañías de agua y electricidad, tanto Reeves como Starmer han subrayado durante este congreso que adoptarán una visión “pragmática” en ese terreno.

Cuestionada por si defenderá la nacionalización en caso de que alguna de las grandes eléctricas sufra problemas este invierno, la portavoz de Economía aseguró hoy que este “no es el momento” de adoptar esa solución.

“Lo que importa es que servicios esenciales como el gas y la electricidad lleguen a los consumidores”, dijo Reeves, quien recalcó que sí que es partidaria de devolver la titularidad pública a “algunos servicios ferroviarios”.

Guillermo Ximenis