El Kremlin dice que la suspensión de vuelos de la UE se debió a cuestiones técnicas

0
5
539265

BIELORRUSIA CRISIS

Moscú, 28 may (EFE).- La suspensión de varios vuelos de la Unión Europea (UE) a Rusia que pretendían evitar el espacio aéreo de Bielorrusia se debió a problemas técnicos y no tiene trasfondo político, aseguró este viernes el Kremlin.

“Estoy convencido de que las autoridades aéreas ofrecerán las aclaraciones correspondientes, pero se trata de cuestiones técnicas”, dijo el portavoz de la Presidencia rusa, Dmitri Peskov, en su rueda de prensa diaria.

La prensa rusa adelantó esta mañana que Moscú planeaba permitir pronto la entrada de los aviones europeos tras la suspensión de los vuelos de Air France y Austrian Airlines, que pretendían evitar el territorio de Bielorrusia.

Este viernes, Austrian Airlines confirmó que ha recibido el permiso de las autoridades rusas para cumplir la ruta Viena-Moscú a través de una ruta alternativa y sin sobrevolar Bielorrusia.

Peskov afirmó que existen unos puntos consensuados de entrada y salida de aviones en el espacio aéreo de un país y debido a la situación en torno a Bielorrusia, surgieron “dificultades técnicas” que Rusia intenta solucionar a la mayor brevedad posible.

“Un avión no puede entrar en el espacio aéreo de un país en cualquier punto. Y los aviones de las compañías que evitan Bielorrusia piden entrar en puntos diferentes y no consensuados, de ahí que surjan los problemas”, insistió el representante del Kremlin.

Peskov calificó de “extraordinaria” la situación y confió en que no se volvería a repetir más.

En un comentario remitido a Efe, la Agencia Federal de Rusia para el Transporte Aéreo (Rosaviatsia) explicó que la tardanza en la emisión de permisos para entrar en Rusia se debe a una gran cantidad de peticiones de compañías aéreas que decidieron evitar el territorio bielorruso y la necesidad de garantizar la seguridad aérea.

También agregó que en la jornada pasada las compañías rusas efectuaron 134 vuelos sobrevolando el espacio de Bielorrusia, mientras las compañías europeas realizaron 113 vuelos a través de Bielorrusia y 53 “por rutas alternativas”.

El escándalo internacional estalló después del desvío forzoso al aeropuerto de Minsk ordenado el pasado domingo por el presidente bielorruso, Alexandr Lukashenko, de un vuelo de la aerolínea Ryanair que cubría la ruta Atenas-Vilna y en el que se encontraba el periodista opositor Román Protrasevich.

Entre las compañías que han decidido evitar el espacio aéreo de Bielorrusia figuran, además de Air France y Austrian Airlines, Lufthansa, Swiss, Finnair, Iberia, la polaca LOT, Air Baltic, KLM y la propia Ryanair.

Además, Ucrania ha suspendido de todos los vuelos entre ambos países y ha prohibido a sus compañías aéreas cruzar el espacio aéreo bielorruso, a pesar de que el aeropuerto de Kiev perderá por la medida el diez por ciento de sus ingresos.

La bielorrusa Belavia a su vez anunció la cancelación de vuelos a cerca de una decena de países, entre ellos España debido al cierre del espacio aéreo por parte de la UE para la compañía.

Este viernes Lukashenko se reunirá con el presidente ruso, Vladímir Putin, para abordar la situación creada en torno al incidente del vuelo de Ryanair.