El juez que indaga la explosión en Beirut aún maneja 3 hipótesis sobre su origen

0
7
547269

LÍBANO EXPLOSIÓN

Beirut, 4 jun (EFE).- El juez que investiga la gigantesca explosión de agosto pasado en el puerto de Beirut todavía maneja tres hipótesis sobre su origen, incluidos un posible atentado y un ataque aéreo, y asegura que necesita dos meses más para llegar a una conclusión definitiva, indicó este viernes una fuente judicial a Efe.

El magistrado Tarek al Birar ha anunciado que la investigación para determinar qué provocó el estallido de las casi 3.000 toneladas de nitrato de amonio en un silo del puerto el 4 de agosto del año pasado está avanzada en un 80 %, afirmó la fuente.

De cumplirse el plazo adelantado por Al Birar, su conclusión coincidiría prácticamente con el primer aniversario de la gran explosión que arrasó con parte de la capital libanesa y aceleró la grave crisis económica y política que atraviesa el Líbano.

Cuando se cumplen ya 10 meses desde la catástrofe todavía se desconoce cuál fue la causa de un estallido que provocó la muerte de más de 200 personas, heridas a más de 6.000 y dejó a unas 300.000 personas temporalmente sin hogar.

Las tres teorías que considera el juez apuntan a un “error” durante unos “trabajos de soldadura”, una “acción de seguridad o terrorista deliberada” o a un “ataque aéreo con un misil”, indicó la fuente.

Sin embargo, el magistrado ha asegurado que una de ellas, sin aclarar cuál, está casi totalmente descartada gracias a un informe recibido de Francia, donde la Fiscalía de París abrió su propia investigación sobre el suceso, ya que entre los heridos había 21 personas de esa nacionalidad.

La investigación de Al Bitar también trata de dilucidar si el nitrato de amonio, una sustancia química altamente explosiva que se utiliza, entre otras cosas, como fertilizante, llegó al puerto de Beirut de forma intencional o fortuita.

El nitrato fue descargado de un barco que partió en 2013 desde Georgia con destino a Mozambique y con una parada en el puerto de Aqaba, en Jordania, pero se desvió hacia Beirut por motivos desconocidos.

En estos momentos la investigación judicial se centra “en primer lugar en el testimonio de testigos y en si vieron cazas o la caída de un misil, en segundo en monitorear los radares y en tercero en analizar el terreno y verificar si hay restos de un misil, de pólvora o de algún otro material explosivo”, explicó el juez, según la fuente judicial.