Martinelli no acude a un nuevo juicio por “pinchazos”, reprogramado para julio

0
12
567955

PANAMÁ MARTINELLI

Ciudad de Panamá, 22 jun (EFE).- El nuevo juicio al expresidente de Panamá Ricardo Martinelli por un caso de espionaje político durante su mandato (2009-2014) no comenzó este martes, como estaba previsto desde el año pasado, porque ni él ni su defensa se presentaron ante el tribunal, que lo reprogramó para el 5 de julio próximo.

En medio de denuncias de una supuesta táctica dilatoria de la defensa de Martinelli que buscaría impedir el inicio del proceso y que prescriba el caso, los querellantes y presuntas víctimas de los pinchazos calificaron la ausencia del expresidente como “una burla”.

“La Justicia tiene que hacer algo, hay que respetar la Constitución y la ley, estos señores se han burlado de nosotros, ¡ninguno llegó!”, declaró Carlos Herrara Morán, uno de los abogados de las víctimas.

Por su lado, la excandidata presidencial y supuesta víctima de los pinchazos Balbina Herrera, dijo a Efe que es una “mujer de fe” y que “el 5 de julio nosotros vamos a estar aquí, cero estrés”.

La defensa de Martinelli, de 69 años, hizo llegar a través de medios judiciales al tribunal constancias médicas para certificar un reposo médico de un mes, luego de someterse el domingo pasado a una cirugía de columna, mientras que su abogada, Alma Cortés, presentó otro de dos días por problemas de salud dentales.

El acto judicial comenzó a la hora acordada pero con la mesa asignada a la defensa vacía, mientras que un grupo reducido de periodistas seguía los pormenores de la audiencia desde un salón contiguo, por razones de espacio y de bioseguridad.

El tribunal, integrado por tres juezas y presidido por Iveth Francois Vega, reprogramó el juicio para el 5 de julio luego de escuchar a los abogados de las supuestas víctimas y a la Fiscalía, que pidieron verificar las certificaciones de incapacidad, si la intervención quirúrgica a Martinelli fue electiva o de urgencia, y la asignación de un defensor público al exmandatario.

El fiscal Ricaurte González pidió la posibilidad de una audiencia virtual, ya que existen precedentes con el propio Martinelli en otros casos.

La jueza Francois Vega accedió a casi todas las peticiones, pero no se pronunció sobre la hecha por los abogados de las víctimas de no dejar que siga corriendo el término de prescripción de la acción penal, ya que alegaron que esto es lo que pretende Martinelli.

Durante el primer juicio por esta causa, el exgobernante alegó repetidamente problemas de salud que alegaron el tiempo del proceso.

La jueza se quejó del hecho de que todas las partes “sabían del compromiso de este juicio” desde el 21 de diciembre pasado que se fechó, y que el tribunal está también para garantizar una “justicia en tiempo razonable” para todas las partes.

A su vez, el fiscal González reprochó que el Ministerio Público no fue notificado de la incapacidad de Martinelli hasta este martes, lo que calificó de “falta de transparencia y de lealtad”.

Este nuevo juicio fue ordenado en noviembre de 2020 por un tribunal de Apelaciones después de que Martinelli fue declarado en agosto de 2019 “no culpable” de cuatro delitos, incluida malversación, por los que se enfrentaba a hasta 21 años de cárcel.

Ahora el expresidente debe afrontar un proceso por dos delitos: interceptación de telecomunicaciones, y seguimiento, persecución y vigilancia sin autorización judicial, lo que lo expone a una pena de hasta 8 años de cárcel.

Martinelli, quien siempre ha dicho ser inocente, ordenó interceptar las telecomunicaciones de más de un centenar de personas, entre ellas, empresarios, políticos rivales e incluso aliados suyos y periodistas, de acuerdo con la acusación.

En Panamá, además de este caso conocido como “pinchazos”, Martinelli está imputado y tiene prohibido la salida del país por el delito de lavado de dinero en otros dos procesos, el de Odebrecht y el conocido como “New Business”, vinculado a la compra de un conglomerado de medios.

567955567955