El incierto final de Kubo

0
5
509589

FÚTBOL GETAFE

Getafe (Madrid), 4 may (EFE).- Take Kubo, que llegó al Getafe en el mercado de invierno en busca de los minutos que no tenía en Villarreal y dispuesto a ser importante, está viviendo un final de temporada sin apenas protagonismo y relegado a un papel secundario.

“Soy joven, necesito minutos y quiero sentirme futbolista. Esa es la razón de cambiar de aires, para seguir creciendo como jugador ayudando al equipo”. Con esa idea aterrizó cedido en Getafe Kubo, que el 18 de enero, en su puesta de largo como azulón durante su presentación oficial, irradiaba ilusión.

Tres meses y medio después los números reflejan otro escenario. El futbolista japonés ha participado en 15 partidos, siete como titular, solo uno completo y en tres ocasiones se quedó sin jugar sentado en el banquillo. En total 664 minutos con el Getafe.

En las dos últimas jornadas, en sendos partidos vitales para su equipo, que se está jugando la permanencia, Kubo solo participó en uno, contra el Villarreal, de manera testimonial, jugando los últimos seis minutos. En el anterior, frente al Huesca, lo pasó sentado en el banquillo sin saltar al césped.

La presencia entre los suplentes de Kubo ya no llama la atención porque el japonés, tras un inicio brillante con cinco partidos seguidos de titular y actuaciones destacadas frente a Athletic o Huesca, ha diluido su protagonismo.

A falta de cuatro jornadas para acabar el campeonato, la temporada de Kubo no está siendo la esperada. En Villarreal, a las ordenes de Unai Emery, no tuvo mucha continuidad, y en Getafe, con José Bordalás, tampoco.

Kubo, de 19 años, pertenece al Real Madrid y tiene contrato con el club blanco hasta 2024. Es una apuesta de futuro pero su rendimiento esta campaña parece alejarle de un regreso inmediato, abocándole a una nueva cesión el próximo curso.

El calendario casi ya toca a su fin. Dos semanas y media para concluir la temporada y por delante dos retos, recuperar protagonismo en el Getafe, algo incierto, y salvar la categoría, un objetivo colectivo. Después, ilusionarse con nuevos retos. El inminente, los Juegos Olímpicos de Tokio, un deseo que ha expresado públicamente para poder jugar con su selección.