El Gobierno de Perú lanza una campaña para frenar la violencia de género

0
4
747332

VIOLENCIA MACHISTA PERÚ

Lima, 25 nov (EFE).- El Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables de Perú lanzó este jueves, en el marco del Día Internacional de la Eliminación de la violencia contra la mujer, una campaña para concienciar a la población de la tolerancia ante este flagelo, que en 2020 afectó a casi el 55 % de las mujeres del país.

Bajo el título “Haz la diferencia, frena la violencia”, la campaña busca evidenciar a través de la difusión de materiales en seis lenguas originarias las prácticas y creencias que validan la violencia basada en género y fomentar acciones cotidianas basadas en la igualdad.

“Somos una sociedad que tolera la violencia y eso es algo que tenemos que cambiar. (…) Cada acto de violencia es una vida que se frustra, que se trunca y no podrá desarrollarse como hubiera querido”, declaró la ministra Anahi Durand en el acto de lanzamiento de la campaña que se desarrolló en el Centro Cívico Municipal del distrito limeño de Comas.

Durand hizo un llamado a todos los poderes del Estado a trabajar de la mano para erradicar la violencia contra la mujer “para poder tener una sociedad que finalmente haga la diferencia”.

En esa línea, la campaña quiere invitar a la ciudadanía a adoptar una “postura nueva que reconoce y rechaza la violencia en todas sus manifestaciones” y, por otro, “empoderar a los ciudadanos como agentes de cambio, con la capacidad de ser parte de la solución a partir de acciones particulares”.

En concreto, la acción contempla la producción y difusión de spots radiales y de vídeo a través de los principales medios de comunicación del país y las redes sociales, aunque también contará con la realización de actividades en espacios públicos a nivel nacional en las que se distribuirá material promocional para la ciudadanía.

El objetivo es revertir con urgencia los datos de la Encuesta Nacional de Relaciones Sociales, que señalan que el 58,9 % de la población tolera situaciones de maltrato físico, psicológico o sexual en el ámbito familiar y social, con percepciones y prácticas que “legitiman, favorecen, soportan y perpetúan las agresiones, daños y sufrimientos que se ejercen por atribuciones simbólicas basadas en la construcción social del género masculino y femenino”.

Según este estudio, el 52,7 % de los peruanos defiende que la mujer “debe cumplir su rol de madre y esposa, después sus sueños”; el 33,2 % cree que “debe tener alguna forma de castigo por parte de su pareja”; y el 31,1 % considera que si “viste de manera provocativa busca que la acosen sexualmente”.

Además, más del 27 % sostiene que “si la mujer falta el respeto a su esposo o pareja, merece castigo” y alrededor del 15 % defiende que, celando a la esposa, el varón “demuestra que la ama”.

121 FEMINICIDIOS EN 2021

En 2020, la Encuesta Demográfica y de Salud Familiar (Endes) reveló que el 54,8 % de las mujeres de Perú fueron víctimas de violencia ejercida alguna vez por su esposo o compañero, siendo la violencia psicológica la predominante (50,1 %), seguida de la física (27,1 %) y la sexual (6,0 %).

Según datos oficiales, durante todo el año pasado se registraron en el país un total de 131 feminicidios. Este año, hasta la fecha se reportaron ya 121 casos de mujeres que fueron asesinadas por el simple hecho de serlo.

Durante el acto de lanzamiento de la campaña, el ministro del Interior, Avelino Guillén, mencionó estas cifras y lamentó que la violencia contra la mujer continúe tan vigente en el país, “a pesar de todos los esfuerzos que se siguen desplegando”.

“Eso es intolerable. Tenemos que hacer todos algo para revertir esta situación, que es muy delicada e inculcar desde niños a todos para que esto cambie”, declaró Guillén.

Hasta octubre de 2021, los Centros de Emergencia Mujer (CEM) atendieron a nivel nacional más de 136.780 casos, el 85,8 % mujeres y el 14,2 % hombres, la mayoría adultos (61,5 %), aunque un alto porcentaje (31,7 %) respondió a niñas, niños y adolescentes menores de edad.

En Perú, los CEM y la línea 100 atienden a todas las víctimas de violencia machista las 24 horas del día, al igual que el denominado Chat 100, un servicio personalizado y confidencial por internet y en tiempo real, que atiende a personas afectadas por la violencia familiar o sexual.

La violencia contra mujeres y niñas es una violación grave de los derechos humanos y el derecho de las mujeres a vivir sin violencia está recogido en acuerdos internacionales. En el ámbito mundial, solo el 40 por ciento de las mujeres busca ayuda tras sufrir violencia, lo que obliga a las instituciones a promover políticas de prevención y ayuda.