El fortín de Vallecas consolida al Rayo en Europa

0
12
758587

FÚTBOL LALIGA SANTANDER

Madrid, 5 dic (EFE).- El Rayo, que ha convertido su estadio de Vallecas en un auténtico fortín, consolidó su plaza europea gracias a un ajustado triunfo ante el Espanyol (1-0), en tanto que el Valencia puso fin a su serie de empates con una victoria en Vigo ante el Celta (1-2) y se aproxima a la zona noble de LaLiga Santander.

Un autogol del uruguayo Leandro Cabrera a los 54 minutos, al tratar de cortar un centro de Álvaro García, decantó el encuentro a favor del equipo rayista de Andoni Iraola, que no jugó su mejor partido pero supo amarrar el triunfo.

El Rayo es el mejor equipo de la competición en casa. Ha ganado siete partidos y ha empatado uno. Su victoria le permite retener la sexta posición con cuatro puntos de renta respecto al Barcelona. Mientras la afición lo celebró eufórica, Iraola y sus jugadores tienen los pies en el suelo. Son conscientes de sus posibilidades, de sus objetivos y de que aún queda un mundo por delante.

El Valencia reforzó su progresión después de tres empates seguidos y ganó en Balaídos al Celta tras remontar el tempranero tanto de Iago Aspas (m.11), que se lesionó en la acción. Su salida del campo fue a la postre letal para el cuadro del argentino Eduardo ‘Chacho’ Coudet, que no gana en casa desde finales de septiembre.

Un robo de balón fue el inicio de la jugada del tanto de Aspas y otros dos sepultaron al Celta. El primero lo culminó Hugo Duro para empatar (m.19) y el segundo lo remató el uruguayo Maxi Gómez (m.53), exjugador del Celta, que no celebró el tanto en señal de respeto a su anterior afición.

El Valencia se instala en la octava plaza, a solo un punto del Barcelona, y el Celta no consigue despegar, con cuatro puntos de renta respecto al descenso, que marca el Cádiz, derrotado en el Martínez Valero en un duelo directo por el Elche.

El cuadro ilicitano venció por 3-1 y puso fin a una racha nefasta. No ganaba desde que venció al Celta el 3 de octubre y había encadenado siete partidos sin lograr los tres puntos.

No pudo ser más esperanzador, por lo tanto, el debut en el banquillo ilicitano de Francisco Rodríguez, al que el partido se le puso de cara con la pena máxima que transformó Fidel Chaves (m.13) y la que malogró Álex Fernández poco después (m.25).

Tete Morente (m.75) puso una distancia inalcanzable para el equipo de Álvaro Cervera, que queda en la zona de descenso a dos puntos de la salvación. No obstante, nunca se rindió y llegó a acortar distancias por medio precisamente de Álex Fernández (m.91), pero Josán Fernández le dio la puntilla (m.93).

Peor siguen las cosas por el Ciutat de Valencia, donde el Levante, en cuyo banquillo se estrenaba el italiano Alessio Lisci, sumó una nueva frustración al igualar a cero ante Osasuna en un choque en el que ambos equipos expusieron una inoperancia ofensiva absoluta.

El equipo valenciano, colista, igualó con 24 el récord liguero de partidos seguidos sin ganar que ostentaba en solitario el Sporting de Gijón, y le urge cuanto antes encontrar el camino. Osasuna tampoco pudo revertir su mala serie y ya suma siete encuentros sin conocer el triunfo.

758587758587