El Fiorentina reina en la locura; Leao rescata al Milan

0
2
795552

FÚTBOL ITALIA COPA

Redacción deportes, 13 ene (EFE).- El Fiorentina y el Milan alcanzaron este jueves los cuartos de final de la Copa de Italia de fútbol tras superar en la prórroga al Nápoles (2-5) y al Génova (3-1), respectivamente, en un par de duelos marcados por la locura del marcador y por el golazo de Leao que encarriló el pase a la siguiente fase cuadro dirigido por Stefano Pioli.

El Fiorentina se verá las caras en la siguiente ronda con el Atalanta y seguirá en la pelea por asaltar el que sería su séptimo trofeo. No gana la Copa desde la temporada 2000/2001, su último encuentro por el título lo disputó en el curso 2013/14 y veinte años después intentará ganar los dos partidos que le restan para alcanzar su undécima final.

Su última víctima fue el Nápoles, prácticamente condenado por las expulsiones al final del choque de dos de sus hombres que salieron desde el banquillo en la segunda parte: el mexicano Hirving Lozano y el español Fabián Ruiz.

El primero vio una roja directa a los veinte minutos de pisar el césped. En el minuto 84 cometió una brutal entrada sobre el argentino Nicolás González. En un principio, vio cartulina amarilla, pero después el VAR se encargó de corregir la jugada para expulsar al jugador del Nápoles.

Fabián Ruiz duró un poco más. Salió desde el banquillo a la vez que Hirving Lozano, pero fue expulsado en minuto 93 después de ver dos cartulinas amarillas.

En ese momento, el Fiorentina, también con uno menos por la expulsión del portero polaco Bartlmiej Dragowski en la primera parte, ganaba 1-2, con los goles de Dusan Vlahovic, que ya acumula 19 esta temporada en todas las competiciones, y de Cristiano Biraghi, que contestó al empate del belga Dries Martens con un disparo desde el borde del área.

Curiosamente, con nueve hombres y por debajo en el marcador, el Nápoles obró el milagro y llevó el partido a la prórroga con un tanto sobre la bocina de Andrea Petagna tras aprovechar un rebote dentro del área.

Sin embargo, el Nápoles cayó en picado en la prórroga. No aguantó su inferioridad numérica y uno a uno fueron cayendo los goles que condenaron al equipo de Luciano Spalletti: primero, acertó Lorenzo Venuti; después, el mismo Venuti asistió al polaco Krzysztof Piatek, que marcó en su estreno con la camiseta de la Fiorentina; y, al final, el marroquí Youssef Maleh sentenció el pase a cuartos en un mano a mano ante el colombiano David Ospina.

En el otro duelo de la jornada, el Génova sigue con la maldición de los cuartos de final que no alcanza desde hace exactamente treinta años desde la última vez que lo consiguió en la temporada 1991/92. Campeón en 1937 y finalista en 1940, el Génova no es un equipo acostumbrado a grandes gestas en la Copa y ahora seguirá soñando con ellas cuando estuvo clasificado hasta el minuto 74.

Hasta ese instante, cuando el francés Olivier Giroud empató con un cabezazo a centro de su compatriota Theo Hernández, el Génova rozó la victoria con el tanto al inicio del noruego Leo Ostigard.

La entrada al terreno de juego del español Brahim Díaz revitalizó al Milan, incapaz de encontrar agujeros por los que penetrar y hacer daño a su rival. El jugador cedido por el Real Madrid dio una marcha más a sus compañeros y, en la prórroga, llegó la sentencia.

La dio el portugués Rafael Leao, que encarriló definitivamente la eliminatoria para el Milan con una jugada que tendrá que aclarar si fue una casualidad o un acierto, un centro o un disparo. Y es que, después de deshacerse de Ostigard en la banda izquierda, lanzó una vaselina casi sin ángulo que superó al portero croata Adrian Semper, incapaz de evitar un tanto que sería definitivo.

Con el Génova ya de rodillas, el belga Alexis Saelemaekers, con otra asistencia de Theo Hernández, en su mejor estado de forma en mucho tiempo, cerró un resultado favorable al Milan, que se enfrentará en la siguiente fase al ganador del Lazio-Udinese.

795552795552