El filme “Imperdonable” refleja a la sociedad salvadoreña, dice su directora

0
532
365639

EL SALVADOR CINE

San Salvador, 2 dic (EFE).- El cortometraje documental “Imperdonable”, que narra la historia de un pandillero retirado homosexual, que cumple su pena aislado en una pequeña celda y se convierte a la religión evangélica, es un reflejo de la sociedad salvadoreña, dijo en una entrevista con Efe su directora, Marlén Viñayo.

El documental, que podría ser la primer producción salvadoreña en ser nominada a un Óscar, ya cuenta con tres premios internacionales y su acogida ha sido “muy buena”, señaló la documentalista española.

Rodada en una “pequeñísima” celda del penal de San Francisco Gotera (noreste), que principalmente alberga a pandilleros, la película tiene una duración de 35 minutos y fue estrenada en mayo de este año en el Hot Docs, un festival internacional de documentales desarrollado en Canadá.

“No es una película sobre pandillas, aunque los personajes hayan sido pandilleros, sino que es una película que muestra una realidad muy compleja y que, nos guste o no, también es un reflejo de la sociedad en la que vivimos”, aclaró Viñayo, quien vive en El Salvador desde hace ocho años.

El corto es una coproducción entre el medio salvadoreño de investigación El Faro y la productora salvadoreña La Jaula Abierta.

Pregunta: ¿Cuéntame cómo surge la idea para realizar el corto?

Respuesta: La verdad que yo nunca había pensado ni me había planteado hacer un documental de pandillas. Yo soy española pero llevo ocho años viviendo en El Salvador y si nunca lo había pensado es porque creo que el tema de pandillas es uno de los temas más estudiados, más explicados al mundo.

Era algo sobre lo que yo creía que no tenía nada nuevo que aportar, pero un día Carlos Martínez (periodista de El Faro) me llamó para contarme que había estado en el penal de San Francisco Gotera y que había conocido a unas personas que eran pandilleros y que había decidido decir públicamente que eran homosexuales, cuando me lo contó me pareció algo muy sorprendente.

Es conocido por todos que la pandilla es una estructura criminal profundamente machista y homofóbica y que con solo la sospecha de que algunos de sus miembros pudieran ser gais, ellos los matan de formas horribles.

Cuando Carlos me contó que había conocido a este grupo de personas, pues, inmediatamente me llamó muchísima la atención y me interesó hacer un documental sobre esto porque creía que tenía, hoy sí, algo nuevo que aportar, un nuevo punto de vista y podíamos, a través de esta historia, contar algo alrededor de las pandillas que no había sido contado antes.

P: ¿Cómo fue el proceso y cómo llegaste a la historia?

R: Pedimos el permiso a la Dirección General de Centros Penales y sorprendentemente nos dijeron que sí y nos dieron 12 días para grabar (…) era un reto porque, en principio, no sabíamos qué era lo que nos íbamos a encontrar adentro y qué historias íbamos a conocer ahí y bueno, nos lanzamos a rodar.

Estábamos en una celda muy, muy pequeña; eran solamente 12 días y sabíamos que a partir del último día del rodaje ya no íbamos a poder volver a entrar. Se filmó el año pasado y el último día del rodaje fue el 31 de mayo.

Fue un reto muy grande, nos encontramos con personajes muy complejos, con unas historias de vidas muy complejas y que estaban en una situación extraordinaria, entonces a la hora de hilvanar el relato habían varias posibilidades y finalmente fue cuando uno de los días del rodaje uno de los personajes nos dijo una frase que nos sorprendió mucho.

Nos dijo algo así como que: “Matar un hombre sí era malo, pero no era tan difícil. Pero amar a otro hombre eso era algo fuera de lo natural”. Nos sorprendió tanto la frase que nos dejó pensado mucho tiempo cómo eso era posible.

P: ¿Cómo se seleccionó al personaje?

R: Hicimos entrevistas con todas aquellas personas que estaban dentro de esa celda que querían participar en el documental, les preguntamos acerca de su vida, de su historia, cómo estaban en ese momento y finalmente elegimos a Giovanni, que es el protagonista, porque nos parecía uno de los personajes más interesantes, más complejo y que creíamos que su historia merecía la pena ser contada, porque también él tiene pareja ahí en la prisión, entonces también había una historia de amor.

P: ¿Quién es Giovanni?

R: Giovanni es un joven salvadoreño que con doce años, como muchos jóvenes salvadoreños, decidió ser parte de una de las principales pandillas del país. Siendo pandillero cometió atrocidades horribles y ahora cumple una condena de 35 años en una pequeñísima celda de aislamiento dentro del penal de San Francisco Gotera.

Estando preso, Giovanni decidió retirarse de la pandilla y se unió a una iglesia evangélica que le otorgó el perdón de Dios por todos sus crímenes, pero también en la prisión se enamoró de otro preso que también había sido pandillero y ahí fue que decidió contar públicamente que era homosexual.

P:¿Qué se muestra en el documental?

R: Creemos que se muestra un reflejo de la sociedad salvadoreña. De una sociedad con una brújula moral rota, donde es igual matar a una persona que amar a otro de tu mismo sexo o incluso para ciertos sectores de la población es incluso peor ser homosexual que matar a una persona.

Con esta película lo que queremos en mostrar esta realidad que nos encontramos, generar un debate y una reflexión. Sabemos que va a ser polémica porque trata dos temas muy espinosos para la sociedad salvadoreña que son las pandillas y la homosexualidad.

No es una película sobre pandillas, aunque los personas hayan sido pandilleros, sino que es una película que muestra una realidad muy compleja y que nos guste o no también es un reflejo de la sociedad en la que vivimos.

P: ¿Qué te deja este trabajo y cuál es tu reflexión final?

R: Esta película ha sido un gran aprendizaje en todos los sentidos. Fue un proceso muy complejo, además con unos debates éticos muy, muy profundos e interesantes. El hecho de que ahora esté teniendo esta aceptación y este recorrido por el mundo me reafirma la idea de seguir haciendo documentales.

P: El corto podría ser nominado a un Óscar, ¿qué piensas de ello?

R: La verdad yo quiero ser muy prudente, porque es algo muy desconocido para nosotros, hay señales que nos dicen que tenemos posibilidades (de la nominación), pero creo que hay que ir trabajando poquito a poco, a paso de hormiga y esperar a ver qué pasa.

La película está calificada para competir en los Óscar en la categoría de mejor corto documental, ya estamos inscritos y, bueno, es un camino totalmente desconocido para nosotros, que nos emociona mucho y que queremos apostarle para ver hasta dónde llega.

Toca esperar hasta que salga la lista corta, que se publicara el 28 de febrero (de 2021), si no me equivoco, donde publican los diez finalistas.