El Ejército francés sancionará a los militares que firmaron manifiesto político

0
18
504072

FRANCIA EJÉRCITO

París, 29 abr (EFE).- El Ejército francés va a sancionar a los militares en activo que firmaron una discutida tribuna pidiendo una acción contra lo que consideran riesgo de “guerra civil” en el país, anunció el jefe del Estado Mayor, general François Lecointre.

En una entrevista con el diario “Le Parisien”, Lecointre señala que los 18 militares serán sometidos a un consejo disciplinario y “recibirán sanciones”, incluyendo la expulsión, y que su objetivo es que esas medidas sean “más fuertes” para quienes ocupan puestos más elevados en la jerarquía.

“La neutralidad de los Ejércitos es esencial”, afirma, antes de asegurar que se siente “indignado”, ya que la institución “no está politizada”.

El jefe militar recordó que los firmantes en activo suponen una cifra mínima respecto a los 210.000 efectivos con que cuentan actualmente las Fuerzas Armadas francesa.

La columna de opinión, publicada la pasada semana en la revista conservadora “Valeurs Actuelles”, fue firmada por una veintena de generales, un centenar de altos mandos y más de un millar de militares, prácticamente todos en la reserva.

El texto aseguraba que “Francia está en peligro” de “disgregación”, incluso de “guerra civil” por el “creciente caos” en distintas zonas del país, sobre todos en barrios urbanos. Los firmantes aseguraban que están “dispuestos a apoyar las políticas que tomen en consideración la salvaguarda de la nación”.

La líder del ultraderechista Agrupación Nacional, Marine Le Pen, se apresuró a aprovechar para pedir el apoyo de esos militares para su candidatura a las elecciones presidenciales del año próximo.

El Gobierno ha condenado la columna “contraria a los principios de la República”, pero también ha criticado el “inaceptable” intento de Le Pen de aprovecharse políticamente, como recordó ayer el primer ministro, Jean Castex.

La columna fue publicada en el sesenta aniversario del llamado “golpe de Argel”, en el que cuatro generales opuestos a la independencia de Argelia intentaron frente a la política sobre esa entonces colonia francesa del Gobierno, con el general Charles de Gaulle como presidente.

Sin embargo, el general Lecointre señala de forma rotunda que “de ninguna manera” ve en esa coincidencia un llamamiento a la sedición: “No hay ninguna tentación de ese género”.

El jefe del Estado Mayor francés asegura igualmente que “no” hay un aumento de la radicalización de ultraderecha en las filas militares. Explica que las últimas investigaciones a nivel interno encontraron a una cincuenta sospechosos, de los que se tomaron medidas contra una treintena.