El cuerpo del hombre linchado en Pakistán llega a Sri Lanka entre protestas

0
10
758960

SRI LANKA VIOLENCIA

Colombo, 6 dic (EFE) – El cuerpo del hombre esrilanqués que fue linchado e incendiado públicamente por una turba el pasado viernes en Pakistán tras ser acusado de blasfemia llegó este lunes a Sri Lanka entre protestas de indignación en la isla reclamando justicia.

El cadáver de Diyawadanage Don Nandasiri Priyantha Kumara, de 48 años, llegó esta tarde al Aeropuerto Internacional Bandaranaike, al norte de Colombo, desde donde será trasladado a un hospital para ser devuelto a su esposa y sus dos hijos, según informó a Efe un portavoz aeroportuario, que pidió el anonimato.

Kumara llevaba trabajando ocho años como gerente de una fábrica en la localidad paquistaní de Sialkot, hasta que el pasado viernes fue brutalmente asesinado por cientos de personas a plena luz del día, antes de que prendieran fuego a su cuerpo.

En los vídeos gráficos que circulan sobre el incidente en las redes sociales se puede escuchar a la multitud coreando consignas como “Oh profeta, estamos presentes”, un eslogan del partido islamista Tehreek-e-Labbaik de Pakistán que entre sus principios tiene la protección de la santidad del profeta Mahoma.

Según detallan los informes iniciales, Kumara fue acusado por la turba de blasfemia, alegando que rompió carteles con representaciones islámicas.

Una afirmación que rechaza su familia, que afirmó ante los medios de comunicación que Kumara era una “persona inocente” y que “no estaba loco por rasgar ningún cartel”, como se informó.

PROTESTAS EN SRI LANKA

El incidente desató la ira y provocó protestas en su país natal, donde exigieron a los gobiernos de Sri Lanka y de Pakistán que se haga justicia.

Un amplio número de legisladores, organizaciones, grupos de derechos humanos y líderes religiosos se dieron cita este lunes frente al Alto Comisionado de Pakistán en Sri Lanka, ubicado en Colombo, para mostrar su enfado por el incidente.

Amnistía Internacional instó por su parte en un comunicado a realizar “una investigación inmediata, independiente e imparcial” y a exigir responsabilidades a los autores, al tiempo que alertó de que lo sucedido “subraya la urgencia con la que se debe actuar sobre un entorno que permite el abuso y pone en riesgo vidas”.

El presidente de Sri Lanka declaró a través de Twitter estar “profundamente preocupado por el incidente”.

Asimismo, el primer ministro de Pakistán, Imran Khan, aseguró en un tuit haber dialogado con el presidente para “transmitir la ira y la vergüenza de nuestra nación al pueblo de Sri Lanka por el asesinato”.

MAS DE 150 DETENCIONES

Hasta el momento, más de 150 personas han sido detenidas, según informó el embajador interino paquistaní en Sri Lanka, Tanvir Ahmad, durante una reunión especial en el Alto Comisionado, donde añadió que se espera que el juicio se celebre ante un tribunal especial.

Sobre las acusaciones que se formularon contra Kumara, Ahmad aseguró no creer “que este haya sido un caso de blasfemia” y explicó que los acusados “recibirán el máximo castigo” y no contarán con la piedad de la ley ni del Gobierno de Pakistán.

Ahmad reveló además que el Gobierno de Pakistán se puso en contacto con la familia de Kumara y prometió indemnizarlos.

758960