Austria neutraliza otra crisis política y pone fin a la era Kurz

0
17
756406

AUSTRIA GOBIERNO

Viena, 3 dic (EFE).- Austria ha cerrado este viernes su enésima crisis política del último lustro, con la elección de Karl Nehammer como nuevo jefe del Partido Popular austríaco (ÖVP) y su designación como nuevo canciller federal, el sexto en seis años, con el pacto de Gobierno con Los Verdes de momento sin cambios.

Esa doble elección, la de jefe de Gobierno debe ser confirmada por el jefe del Estado, se ha producido hoy de forma unánime en una reunión de urgencia de la dirección del ÖVP ante la cascada de dimisiones producida ayer.

Sebastian Kurz, que en cinco años ha pasado de niño prodigio de la política a ángel caído por acusaciones de corrupción, anunció este jueves inesperadamente su renuncia a la dirección del Partido Popular, cargo que mantuvo tras dimitir el pasado octubre como canciller.

Aquella renuncia se debió a las acusaciones de malversación y desfalco de dinero público para publicar en 2016 encuestas manipuladas que le beneficiaban. La de ayer, la justificó en su pérdida de ilusión por la política.

SEÍSMO POLÍTICO

Tras este primer seísmo político llegaron las réplicas: Alexander Schallenberg renunció al cargo de canciller que había heredado de Kurz; y Gernot Blümel, un estrecho aliado de Kurz y también investigado, dimitió como ministro de Finanzas.

Nehammer tiene 49 años y desde enero de 2020 ejerce como ministro del Interior, muy duro con la migración.

Respecto a su estrategia de Gobierno, prometió mantener la mano dura en materia migratoria, avanzar con la reducción de impuestos a los menos pudientes y desarrollar el impuesto ecológico que se asegura ayudará contra el cambio climático.

Nehammer dijo hoy que los tres pilares de su gestión serán la libertad, la solidaridad y la responsabilidad, y vinculó esos principios con la lucha contra la covid, que en Austria ha dejado en los últimos meses récords de contagios debido al bajo porcentaje de población plenamente vacunada, sólo el 67 %.

EL SISTEMA KURZ

El anuncio de Kurz de que abandona la política supone un enorme revés para el Partido Popular. Fue él quien, con sólo 30 años, se hizo cargo de la formación en 2017 y la rescató de una deriva de pérdida de votos que se prolongaba desde hacía 15 años.

Con Kurz, los conservadores ganaron son solvencia las elecciones de 2017 y 2019 y recuperaron la jefatura del Gobierno tras una década de segundones en coaliciones con el partido socialdemócrata.

Su dominio de la comunicación y la mercadotecnia, su promesa de un nuevo estilo político y su copia de las duras políticas de la ultraderecha fueron las claves un éxito que apenas tardó en eclipsarse.

Primero fue expulsado del poder por una moción de censura en 2019, debido a un escándalo de corrupción del ultranacionalista FPÖ, entonces sus socios de Gobierno.

Tras ganar de nuevo las elecciones y formar un nuevo Gobierno con Los Verdes, el pasado octubre dimitió por las acusaciones de corrupción contra él.

Está por ver si su marcha supone el fin de lo que la oposición llama el “sistema Kurz”: una supuesta red de amiguismo político e intercambio de cargos y favores en un estrecho círculo alrededor de él, que ha salido a la luz en forma de mensajes de móvil interceptados por la Fiscalía.

De momento, Nehammer hereda un partido con una intención de voto del 20 %, muy lejos del 37 % que logró Kurz en las elecciones de hace dos años.

Los Verdes, socios del ÖVP, dejaron claro hoy que el pacto de Gobierno se mantiene y que hasta ahora ha habido “buena base de diálogo” con Nehammer, pese a su dura oposición a recibir inmigrantes e incluso refugiados.

NO A LOS REFUGIADOS

El futuro canciller, que se espera asuma el cargo el próximo lunes, ha defendido que los migrantes rescatados en el Mar Mediterráneo tratando de llegar a Europa desde Libia sean devueltos a ese país africano.

También se opuso a que fueran trasladados a la Unión Europea (UE) los afganos que colaboraron con la OTAN y las misiones europeas, pese al peligro que para ellos suponía el retorno al poder de los talibanes, y apostó por que se quedaran en países fronterizos con Afganistán.

El momento más delicado de su gestión fue el atentado islamista del 2 de noviembre de 2020, que dejó cuatro muertos y 22 heridos en Viena.

La oposición acusó a Nehammer de negligencia porque los servicios de inteligencia ignoraron meses antes del ataque un aviso de los servicios secretos eslovacos sobre que el terrorista había intentado comprar munición en ese país.

Nehammer nació en Viena en 1972. Tras terminar el bachillerato y terminar el servicio militar obligatorio, siguió cuatro años más en el Ejército.

Tiene un máster en comunicación política y antes de entrar en la alta política trabajó varios años en instituciones y puestos vinculados al partido conservador.

Antonio Sánchez Solís