El Congreso de EE.UU. sigue sin lograr pactar un segundo plan de rescate

0
22
232497

CORONAVIRUS CONTAGIOS

Washington, 30 jul (EFE News).- Los republicanos y demócratas del Congreso siguen negociando un segundo plan de estímulo para contrarrestar los daños económicos del coronavirus, cuyo avance sigue imparable en el país con más de 150.000 muertes confirmadas.

Ambas bancadas son conscientes de que este viernes expira el beneficio federal de desempleo de hasta 600 dólares semanales que reciben unos 17 millones de personas, por lo que existe la urgencia de lograr un acuerdo para prolongar esas ayudas.

Esa cantidad y una norma para demorar los desalojos, entre otras medidas, se pactaron en el primer programa de estímulo económico alcanzado en marzo.

BLOQUEOS MUTUOS

Sin embargo, el Senado, de mayoría republicana, rechazó este jueves dos proyectos de ley, uno de los conservadores y otro de los demócratas.

Dos senadores republicanos presentaron una propuesta que rebajaría esa cifra hasta los 200 dólares semanales para “evitar una situación en la que se prolongue el desempleo”, pero el líder demócrata de la Cámara Alta, Chuck Schumer, la bloqueó.

“Hemos llegado hasta aquí porque nuestros colegas republicanos no han podido actuar juntos. En lugar de ser serios en la negociación, han creado una farsa”, criticó Schumer.

Como respuesta, la bancada del Partido Demócrata intentó aprobar un proyecto que ya ha sido autorizado por la Cámara de Representantes, dominada por esa agrupación, y que mantendría la ayuda de 600 dólares “hasta final de año”.

Esa medida también incluye ayudas para los gobiernos estatales y locales y asistencia alimentaria adicional.

No obstante, esta propuesta también fue bloqueada, en este caso por varios legisladores republicanos.

URGENCIA ANTE FIN DE AYUDA A DESEMPLEADOS

La Casa Blanca ha tratado sin éxito de desatascar esta situación, que podría dejar a 17 millones de personas sin ningún tipo de ingreso hasta que se solucione el conflicto político.

En caso de finalmente ser aprobado, este sería el segundo paquete de estímulo económico, tras el aprobado en marzo. En esa ocasión, el programa federal de estímulo alcanzó los 2,2 billones de dólares, el mayor de la historia moderna del país, con el objetivo de contrarrestar los efectos de la pandemia de COVID-19.

Ese paquete de incentivo fue el triple del puesto en práctica en 2008 tras el estallido de la crisis financiera, que ascendió a 700.000 millones de dólares.

La reapertura gradual de la economía de Estados Unidos se reflejó en una disminución de 2,2 puntos porcentuales en el índice de desempleo, que en junio se ubicó en 11,1% con la creación de unos 4,8 millones de puestos de trabajo, una cifra sin precedentes en la historia del país.

SOMBRÍO HORIZONTE ECONÓMICO

Además, el Gobierno del presidente Donald Trump anunció este jueves otros datos macroeconómicos poco esperanzadores. Y es que la economía de EE.UU. se ha hundido a un ritmo anual de 32,9 % en el segundo trimestre de 2020 por los efectos de la pandemia y ha caído 9,5 % frente a los tres primeros meses del año, los mayores descensos de este indicador desde que se tienen registros.

La proyección anual de la caída entre abril y junio, que es la que tiene como referencia el Departamento de Comercio, sitúa el descenso del PIB en 32,9 %, un desplome que pese a lo abultado es inferior al 35 % pronosticado por los analistas.

No obstante, si se compara el segundo trimestre del año con el primero, el PIB del país cayó 9,5 %, lo que supone también la mayor caída trimestral desde que se tienen registros, según los datos del Departamento de Comercio.

“El declive del PIB en el segundo trimestre refleja la respuesta a la COVID-19, a medida que las órdenes de confinamiento emitidas en marzo y abril fueron parcialmente levantadas en algunas zonas del país en mayo y junio, y los pagos gubernamentales por la pandemia fueron distribuidos a los hogares y negocios”, se explicó en el comunicado oficial.

Leave a Reply