El cierre de barrios en Nueva York por la COVID-19 indigna a los judíos ultraortodoxos

0
18
298566

CORONAVIRUS EEUU

Nueva York, 7 oct (EFE).- La decisión de las autoridades de Nueva York de cerrar los negocios no esenciales en las áreas donde se han registrado brotes de COVID-19 ha desatado la indignación de la comunidad ultraortodoxa judía, con gran presencia en muchas de estas zonas, y que anoche organizó varias protestas en el barrio neoyorquino de Brooklyn.

Varias imágenes difundidas en las redes sociales muestran a un gran grupo de ultraortodoxos alrededor de una gran hoguera en el barrio de Borough Park en el distrito de Brooklyn, una de las nueve zonas postales en las que se impondrá a partir de este viernes las nuevas medidas restrictivas, que se suman al cierre de los colegios, decretado este lunes.

Muchos ultraortodoxos judíos consideran que tanto la ciudad como la gobernación están tomando estas medidas injustamente y que estas contribuyen a expandir los sentimientos antisemíticos.

Según el diario “The Jewish News”, un hombre de negocios ultraortodoxo conocido por la defensa de las mascarillas y la distancia social, e identificado como Mordy Getz, fue trasladado al hospital tras ser apaleado por los manifestantes después de que hubiera grabado un vídeo con su teléfono móvil.

El presidente Donald Trump retuiteó un vídeo de las protestas difundido por el actor y comentarista político conservador James Wood, que iba acompañado de imágenes de los incidentes en las que se puede ver a varios policías empujando a los manifestantes y en el que aseguraba: “Las pruebas de vídeo son las grandes salvadoras de la democracia. Sin embargo, no es tan bueno para los demócratas” opositores a Trump.

En un mensaje posterior, que no fue rebotado por el mandatario, Wood aseguró: “Acorralar a los judíos es una imagen que no me esperaba ver en Estados Unidos en toda mi vida. (El alcalde de Nueva York Bill) De Blasio es un criminal (…) Es un matón antisemita de mierda”.

El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, anunció este martes el cierre de los negocios no esenciales en las zonas afectadas por importantes brotes de coronavirus en el estado, y desveló un nuevo sistema escalonado que determinará las actividades permitidas en relación al número de casos de cada zona.

“Las aglomeraciones causan infecciones, las infecciones causan agrupaciones de casos, y las agrupaciones de casos causan la propagación por las comunidades”, afirmó Cuomo en una rueda de prensa.

Las nuevas medidas del estado de Nueva York llevarán al cierre de negocios como gimnasios, bares o centros de cuidado personal en algunas zonas de Brooklyn y Queens, así como las áreas de Rockland, Orange, Nassau y Binghamton, donde el porcentaje de infección ha registrado un importante aumento en las últimas semanas.

Cuomo también señaló que las comunidades más afectadas son aquellas en las que se acumulan los judíos ortodoxos, y afirmó que ha mantenido conversaciones con sus líderes para pedir que este sector de la población siga las normas.

“Entiendo la imposición que esto supone para ellos, pero les he dicho que necesito de su cooperación y de su colaboración”, explicó.

REACCIÓN DEL ALCALDE Y EL GOBERNADOR

En reacción a las protestas de anoche, Cuomo aseguró que entiende que haya gente que no esté contenta, pero subrayó que “estas limitaciones son mejor que regresar al confinamiento, que es lo que ocurre cuando las infecciones aumentan”.

“La expansión (de la enfermedad) es inevitable si no controlamos las zonas calientes. Esto son hechos, aunque sean desagradables”, insistió.

Por su parte, el alcalde de la ciudad, Bill de Blasio, subrayó que “las próximas semanas serán cruciales. Tenemos la oportunidad de mantener reducido este brote”.

Sobre lo ocurrido anoche, tras asegurar que entendía que hubiera gente que no comparta las restricciones, agregó que es “crucial que aquellos que no estén de acuerdo respeten el hecho de que el estado y la ciudad han tomado esta decisión por la salud y la seguridad de todos”.

“Se pueden celebrar protestas pacíficas, pero la Policía de Nueva York no tolerará que la gente dañe a otra gente. No se tolerarán asaltos, el daño a propiedades, o la realización de hogueras, cualquier cosa de este tipo es inaceptable”, dijo, antes de advertir de que los agentes del orden actuarán para evitar estas situaciones.

Además, puso como ejemplo que las reuniones multitudinarias se castigarán con una multa de hasta 15.000 dólares al día y que las personas que no lleven mascarilla o no respeten la distancia social podrán ser multadas hasta con 1.000 dólares.

Según indicó hoy Cuomo, en las zonas de brotes la tasa media de positivos es de un 5,1 por ciento, una cifra media que baja hasta el 1,05 por ciento a nivel estatal.

Estados Unidos alcanzó la cifra de 7.495.165 casos confirmados del coronavirus SARS-CoV-2 y la de 210.774 fallecidos por la enfermedad COVID-19, según el recuento independiente de la Universidad Johns Hopkins.