El candidato oficialista Sichel llama a votar contra la polarización de Chile

0
7
741977

CHILE ELECCIONES

Santiago de Chile, 21 nov (EFE).- El candidato del oficialismo para las elecciones presidenciales de Chile, el centroderechista Sebastián Sichel, hizo un llamado este domingo a votar contra la “polarización” del país, en una de las elecciones más cruciales e inciertas de las últimas décadas.

“Espero que se vote por gente moderada. No compren el cuento de los candidatos que a través del miedo espantan al otro”, expresó Sichel, un exministro sin militancia política y la carta de la coalición del actual mandatario, el conservador Sebastián Piñera.

El centroderechista se mostró confiado y agregó que en Chile “hay una gran mayoría silenciosa que vota siempre contra la polarización” y que “busca tender puentes”.

El abogado, de 44 años, partió en septiembre como uno de los favoritos junto al diputado de izquierda Gabriel Boric, pero, tras varios tropiezos en los debates, fue superado por el ultraconservador José Antonio Kast, cuyo auge ha polarizado de forma inédita la votación.

Sichel, candidato de la agrupación conservadora Chile Podemos Más, se define como centroderecha aunque durante años militó en la gran coalición de la izquierda, llegando incluso a ocupar cargos públicos durante el primer mandato de la socialista de Michelle Bachelet (2006-2010).

El declive de su campaña y su defensa de causas como el matrimonio igualitario, contrarias a los lineamientos de los sectores más duros del oficialismo, provocaron una crisis dentro de la coalición de Gobierno.

Varios miembros de Unión Demócrata Independiente (UDI), el partido más derechista de la agrupación, le dieron la espalda y anunciaron públicamente su apoyo a Kast, un ultraderechista católico y la carta del Partido Republicano, constituido en 2019.

“Su programa (el de Kast) no podré aprobarlo nunca (…) Yo quiero proteger más a las mujeres en Chile y creo que el medioambiente es una prioridad”, alegó Sichel desde un local de votación en Santiago.

Según las encuestas, ninguno de los siete candidatos ganaría en primera vuelta y Kast y Boric irían al balotaje del 19 de diciembre, aunque los expertos coinciden en que esta es la votación más incierta de las últimas décadas y todos los escenarios son posibles.

Más 15 millones de personas están llamadas a las urnas para elegir al nuevo presidente pero también para renovar parcialmente el Parlamento, un elemento crucial para la gobernabilidad del país.

Se elegirá a todos los diputados (155) para un periodo de 4 años y a 27 de senadores de un total de 50 para un periodo de 8 años, además de más de 300 autoridades regionales.

Uno de los grandes interrogantes es la participación, ya que desde que el voto es voluntario (2012), ninguna elección ha superado el 50 % del padrón excepto el plebiscito por una nueva Constitución de 2020.

El sucesor de Piñera, que asumirá el cargo en marzo de 2022, tendrá grandes retos por delante como la recuperación económica tras la pandemia de la covid-19, encauzar una fuerte crisis social e institucional que comenzó en 2019 e implementar las normas de la nueva Constitución en caso de aprobarse.