El BCE va a invertir en bonos verdes denominados en euros emitidos por el BPI

0
34
404912

BCE SOSTENIBILIDAD

Fráncfort (Alemania), 25 ene (EFE).- El Banco Central Europeo (BCE) va a invertir en un fondo de bonos verdes denominados en euros emitido por el Banco de Pagos Internacionales (BPI) para financiar la producción de energía renovable, proyectos eficientes con la energía y otros proyectos medioambientales.

El BCE ha informado este lunes de que “este paso marca la contribución del BCE a los objetivos medioambientales y los objetivos climáticos de la Unión Europea (UE)”.

El BPI, que asiste a los bancos centrales de todo el mundo y su sede está en la ciudad suiza de Basilea, ha creado un fondo de inversión en bonos verdes denominados en euros para bancos centrales, que se conoce como EUR BISIP G2.

“Con esta inversión, el BCE contribuye, dentro de su mandato, a los esfuerzos globales para promover los objetivos medioambientales, incluyendo los objetivos del clima de la UE y para combatir el cambio climático”, dijo en un comunicado.

La presidenta del Banco Central Europeo (BCE), Christine Lagarde, ha intervenido hoy en la conferencia “Banca verde y banca central verde, cuáles son los conceptos adecuados”, organizada por la Universidad Goethe de Fráncfort.

Lagarde ha dicho en la conferencia que la emisión de bonos verdes por residentes de la zona del euro se ha multiplicado por siete desde 2015, hasta los 75.000 millones de euros en 2020, cantidad que representa un 4 % del total de la emisión de bonos corporativos.

La inversión en EUR BISIP G2 es “parte de la estrategia de inversión sostenible y responsable del BCE que tiene como objetivo aumentar la cuota de valores verdes en su propia cartera de financiación”, añadió la entidad monetaria.

El BCE también considera que esta inversión complementa las compras directas de bonos verdes que realiza en los mercados secundarios.

La entidad europea ya tiene bonos verdes que representan un 3,5 % de su cartera de financiación total, que tiene un valor de mercado de 20.800 millones de euros, y prevé aumentar esa cuota los próximos años.

EUR BISIP G2 es parte de la iniciativa de financiación en bonos verdes del BPI, que ayuda a los bancos centrales a incorporar objetivos de sostenibilidad medioambiental en la gestión de sus reservas y capital.

En septiembre de 2019 el BPI lanzó una financiación de bonos verdes denominados en dólares bajo la misma iniciativa.

Juntos los dos fondos de bonos verdes del BPI van a gestionar 2.000 millones de dólares en bonos verdes para bancos centrales.

El BPI también espera que los fondos, cuyos bonos tienen una calificación mínima del A-, que equivale a un notable bajo, van a crecer más.

Lagarde dijo en la conferencia que las implicaciones de no afrontar el cambio climático ya son visibles.

El número de catástrofes naturales causadas por riesgos naturales también aumenta y causó daños por valor de 210.000 billones de dólares en 2020, según la presidenta del BCE.

Un análisis de 300 estudios sobre desastres concluyó que el 70 % de los eventos analizados se volvieron más probables y severos por el cambio climático causado por el ser humano.

Lagarde también destacó que en Europa ha aumentado la disposición política entre los reguladores y las autoridades fiscales para acelerar la transición a una economía de emisiones de carbono neutral con los avances tecnológicos en el sector privado.

El BCE también da pasos para incrementar inversiones sostenibles y responsables en el fondo de pensiones para su personal y ha reducido notablemente la huella de carbono en el fondo de acciones.

También estudia la expansión del uso de índices de baja emisión de carbono para los activos de renta fija de su fondo de pensiones.