El BCE asegura que los precios de las emisiones han afectado a la inflación de la energía

0
6
673474

UE BCE

Fráncfort (Alemania), 23 sep (EFE).- Los precios de los derechos de emisión de CO2 han afectado posiblemente sólo a la inflación de la energía, en concreto, a los precios de la electricidad, según un artículo en el boletín económico del Banco Central Europeo (BCE), publicado este jueves.

Los economistas del BCE analizan en el artículo los precios de los derechos de emisión en la Unión Europea y el plan de acción contra el cambio climático del BCE.

Y recomiendan que habrá que explorar las implicaciones que tienen para la inflación y la producción las medidas del BCE para mitigar el cambio climático.

“El reciente repunte de los precios de los derechos de emisión es una de las causas de las subidas que han experimentado últimamente los precios de la electricidad en algunos países de la zona del euro”, consideran los economistas del BCE.

Esto ocurre en los países en los que los precios de la electricidad no están regulados o lo están sólo en parte y los hogares optan por tarifas variables.

Sin embargo, en otros países los precios de la electricidad reaccionan con desfase porque los precios están regulados o se ven menos afectados debido al uso de fuentes de generación de la electricidad bajas en emisiones de carbono.

A largo plazo, los autores señalan que “el efecto directo de los precios de los derechos de emisión en la inflación también dependerá del ritmo de la descarbonización, incluida la transición de una electricidad obtenida de combustibles fósiles” que emiten mucho carbono a electricidad generada por fuentes neutras en carbono.

El uso de combustibles fósiles para producir electricidad en la UE disminuyó desde alrededor del 45 % en 2018 hasta el 40 % en 2020, pero este porcentaje varió de forma considerable entre países.

Sin embargo, añaden los autores, este año “la generación de electricidad por centrales de carbón ha aumentado, pese al alza de los precios de los derechos de emisión, lo que probablemente refleje los elevados precios del gas en la actualidad.

Los economistas del BCE consideran que es “limitado” el riesgo de que los precios de derechos de emisión bajo la regulación actual en la UE puedan plasmarse en un incremento significativo de la inflación general a corto plazo.

Hasta ahora sólo se ha visto afectado al componente de la energía del Índice Armonizado de Precios de Consumo (IAPC).

El precio de los derechos de emisiones negociados en la UE ha aumentado de 8 euros por tonelada equivalente de CO2 a comienzos de 2018 a unos 60 euros más recientemente.

El régimen de comercio de derechos de emisión de la UE (RCDE UE) es el sistema que fija el precio de las emisiones de carbono en la UE y es el mercado en el que se negocian los derechos de emisión de la UE.

Estos derechos conceden al titular un derecho de emisión por cada tonelada equivalente de dióxido de carbono (CO2).

El anuncio del Pacto Verde Europeo y los aplazamientos de las subastas en 2021 también favorecieron los incrementos de los precios.

Asimismo ha contribuido al aumento del precio de la energía la especulación de algunos inversores que toman posiciones largas en el mercado en el que se negocian los derechos de emisiones porque prevén que los precios van a subir más los próximos meses.

“Hasta ahora, los precios de los futuros se han mantenido relativamente estables, aunque su evolución ha sido ligeramente ascendente”, según los economistas del BCE.

Ello se debe, sobre todo, a que los excedentes de derechos de emisión pueden conservarse para cubrir necesidades futuras, lo que genera un vínculo entre los precios al contado y los de los futuros.

Además, añaden, “el coste de almacenamiento de estos derechos es reducido y la conservación de los derechos no ofrece beneficios aparentes como en el caso de las mercancías físicas”.

Por lo tanto, la principal diferencia entre un derecho de emisión al contado y a futuro es el coste de oportunidad del precio abonado por el derecho de emisión al contado.

El régimen de comercio de derechos de emisión de la UE “es una herramienta clave de la UE para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero”, según los economistas del BCE.

Se aplica a unas 10.000 empresas del sector energético y de la industria manufacturera, así como a compañías aéreas que operan entre aeropuertos ubicados en el Espacio Económico Europeo (EEE).

Alrededor del 40 % de las emisiones de gases con efecto invernadero de la UE están sujetas a este régimen.

En julio de 2021 se presentó una propuesta de revisión de este régimen para reducir un 55 % las emisiones totales de gases con efecto invernadero para 2030 con respecto a los niveles de 1990.