El Barça se juega estar a la final a todo o nada

0
4
554296

BALONCESTO ACB

Barcelona, 10 jun (EFE).- El Barça se juega este viernes (22:00 horas) en el Palau Blaugrana contra el Lenovo Tenerife, su presencia en la final de la Liga Endesa después de no ser capaz de sentenciar la eliminatoria en su vista a la pista tinerfeña, donde perdieron este miércoles (80-68).

Los azulgranas volvieron a tropezar en la misma piedra como ya les sucedió en cuartos de final ante el Joventut y tendrán toda la presión y el calor de su público que les empuje, ante un rival que no tiene nada que perder, con lo que ello supone.

El cuadro de Sarunas Jasikevicius volvió a decepcionar cuando se esperaba de él una reacción de equipo campeón tras arrasar a los tinerfeños en el primer partido (112-69). Sin embargo, como ya ha sucedido esta temporada en todos los play-off que ha jugado tanto en Euroliga como en la Liga Endesa, su rival le ha llevado de nuevo a agotar la serie.

Las premisas para ganar al Lenovo Tenerife, que los azulgranas cumplieron en el primer encuentro pero no aparecieron en el segundo, son muy claras. La clave pasa, sobre todo, por parar la creación de juego de los bases del conjunto canario, en especial Marcelinho Huertas, y evitar que el pívot Giorgi Shermadini haga lo que quiera cerca del aro.

Huertas, que anotó 26 puntos y dio 11 asistencias, y Shermadini, con 21 puntos y 10 rebotes, llevaron al equipo de Txus Vidorreta a igualar la serie en el segundo partido, ante la impotencia azulgrana.

Al cuadro catalán le acabó condenando una nueva noche nefasta en el tiro de tres (5 de 24) y su inferioridad bajo su propio aro, donde cedió 15 rebotes.

Este tercer duelo frente al Lenovo Tenerife será el partido oficial número 87 del Barça esta temporada, que ha jugado el máximo de encuentros que hasta la fecha podía disputar, y también será el octavo partido que los azulgranas jueguen en dos semanas. Su incapacidad para cerrar con 2-0 las dos eliminatorias de la Liga Endesa los han llevado al límite físico y mental.

No parece extraño por ello que el mejor jugador azulgrana en el segundo partido de la serie fuera de nuevo Pau Gasol, que parece más fresco. El pívot de Sant Boi de Llobregat fue el mejor en Tenerife, con 15 puntos, 6 rebotes y 21 de valoración en 15 minutos en pista.

La cruz fue el ala-pívot Nikola Mirotic, muy desacertado en los lanzamientos, con solo dos canastas en doce tiros y completamente superado por los pívots rivales. En 48 horas, el hispano-montenegrino pareció otro después de sus 21 puntos en el primer partido.

Solo un equipo, el Joventut en la temporada 1984-85 frente al Barça, fue capaz de remontar un 1-0 en contra en las cinco temporadas en las que las semifinales se jugaron al mejor de tres partidos. Un sistema que deja sin margen de error al favorito si se produce una situación como la que le toca vivir ahora al Barça.