Storer abre el Balcón de Alicante, Valverde se retira y Roglic de rojo

0
11
634812

CICLISMO VUELTA

Balcón de Alicante (Alicante), 20 ago (EFE).- En una jornada que se recordará por la aparatosa caída que retiró de la Vuelta a Alejandro Valverde, la gloria envolvió al australiano Michael Storer (DSM), ganador en solitario en la inédita cima del Balcón de Alicante, donde Roglic mantuvo el jersey rojo de líder y Mikel Landa volvió a ceder tiempo entre los favoritos.

Dolor inmenso para Valverde. También para su equipo y para la Vuelta, pero el ciclismo es así de cruel. Al mismo tiempo euforia para Storer, un “aussie” de 24 años nacido en Perth, quien se estrenó a lo grande en el World Tour alzando los brazos como conquistador de la séptima etapa que unió la playa de Gandía con la montaña del Balcón de Alicante.

Storer, el mejor de la numerosa escapada del día, privó de esa emoción al español Carlos Verona (Movistar), segundo en la cima, sin poder regalar a Valverde una victoria balsámica. Tercero llegó el ruso Pavel Sivakov (Ineos), a 1 minuto. Tras un rosario de corredores cruzaron los 5 favoritos de la mano, esto es, Roglic, Adam yates, Enric Mas, Egan Bernal y “Supermán” López, a 3.33 minutos del vencedor.

Alejados a medio minuto, y confirmando que no están para disputar la Vuelta, llegaron Mikel Landa y el ecuatoriano Richard Carapaz. El vitoriano se fue del top 10 a 1.42 de Roglic y el campeón olímpico a 2.48. Esa fue la conclusión principal de la primera etapa de montaña.

En la general sigue mandando, a su pesar, Primoz Roglic, ahora seguido por el austríaco Grosschartner a 8 segundos y Enric Mas a 25, López a 36. En la zona noble sigue Egan Bernal a 41 y cierra la lista de 10 Adam Yates a 1.22.

ROGLIC ENCANTADO CON LA FUGA MULTITUDINARIA

La primera etapa de montaña de la Vuelta, trufada por 6 puertos por el interior de la provincia de Alicante, tuvo escapada de éxito, un disgusto con la caída y retirada de Valverde y tablas entre los “gallos”, con las excepciones reseñadas

La primera etapa de montaña pura empezó con muchos intentos de inicio, subiendo el Puerto de La Llacuna (1a, 9,3 kms al 7), cercano a la salida, pero el pelotón no dio permiso a nadie.

Roglic veía con buenos ojos prestar unos días el maillot rojo. Resultan duros los protocolos que debe pasar el líder a diario. El esloveno siempre insiste en que donde tiene que vestir de rojo es en Santiago el 5 de septiembre.

La escapada del día se gestó en el segundo puerto, Benilloba (3a), en principio con 6 hombres, pero luego se convirtió en una multitud de 29 expedicionarios, el mejor de todos en la general el esloveno Jan Polac (UAE), a 1.42 de su compatriota Roglic.

Allí viajaban, entre otros, 5 hombres del DSM, mayoría absoluta, con Storer y Bardet, el Astana con Aranburu y Gorka Izagirre, Verona del Movistar, y Sepp Kuus como hombre del líder. Ya no estaba en la Vuelta el británico Hugh Carthy (EF Education), tercero en 2020, quien llevaba unos días sufriendo un auténtico calvario

LA CAÍDA DE VALVERDE CONGELA LA VUELTA

El Puerto del Collao (2a) se coló inesperadamente en la historia de la Vuelta. Movistar decidió atacar en la subida con Valverde, seguido a rueda por el ecuatoriano Carapaz. Un arreón con aroma de rebelión. Pero todo se torció. En un tramo de bajada, en una curva a la derecha el murciano se estampó contra el asfalto y se salió de la carretera.

La Vuelta se congeló. Tremenda la imagen de Valverde resbalando por la carretera y desapareciendo entre dos tramos de guardarraíles. Suerte, dentro de la desgracia, de no haber chocado contra el metal. Un momento de esos que cortan la respiración. Todo el mundo cruzando los dedos. Era una fea caída.

Su paisano José Joaquín Rojas le ayudó a levantarse, a retornar a la carretera. Se dolía del costado derecho. Con el maillot destrozado y tras ser examinado por los médicos, Valverde se volvió a subir a la bicicleta.

Un ejercicio de coraje, pero el golpe fue considerable. El león estaba herido. Poco después dijo basta. Entre lágrimas, abatido, abrazado a su director, el “Bala” lanzó la toalla. Se despidió de la peor manera de su decimoquinta participación. No se retiraba de la Vuelta desde su primera participación en 2002.

STORER Y VERONA, DUELO DE TITANES Y GANA EL AUSTRALIANO

Continuó la etapa, ya sin Valverde. Ajenos a la desgracia del murciano se marcharon de la fuga Storer, Sivakov y Craddock. Los tres coronaron el Puerto de Tibi, la penúltima dificultad antes del escenario más esperado. A pie de puerto se unieron Kron y Carlos Verona, espoleado ante la posibilidad de regalar una victoria a Valverde.

Quedaba el muro, 8,4 km al 6,2 por ciento con rampas terribles del 17. El objetivo, coronar un balcón privilegiado cerca del Pico Maigmó, rey de esa sierra alicantina. Verona quiso lucirse, lo intentó atacando pronto, a 4 de meta, pero el escurialense se quebró. Storer olió sangre y supo que era su ocasión.

No falló en la sensación. El australiano lanzó su carta definitiva, la buena, la que le permitiría tener el privilegio de estrenar un balcón con vistas a la historia. La suya, y tal vez la de Valverde. Roglic se quedó con la roja. Sin traumas.

Este sábado se disputa la octava etapa entre Santa Pola y La Manga del Mar Menor, de 173,7 kms.

Carlos de Torres

634812634812