El “aislamiento lingüístico” afecta la salud de los mexico-estadounidenses

0
7
592934

SALUD

Atlanta (GA), 13 jul (EFE News).- Los mexico-estadounidenses mayores que viven en vecindarios donde se habla poco inglés enfrentan un mayor riesgo de sufrir problemas de salud e incluso morir de manera prematura, reveló un nuevo estudio de la Universidad de Georgia (UGA) publicado este martes.

De acuerdo con la investigación de UGA, las barreras del idioma pueden ser un “impedimento significativo” para la salud, pues las personas que no hablan bien inglés tienen menos probabilidades de buscar atención médica o recibir información que pueda contribuir a mejorar su salud.

“Esto puede ocasionar retrasos en la atención y la pérdida de exámenes de detección de enfermedades crónicas y cánceres. También está relacionado con una mala salud mental”, sugiere el informe titulado “Aislamiento lingüístico y mortalidad en los mexicanos-estadounidenses de edad avanzada”.

Kerstin Emerson, coautora del estudio y profesora asociada de gerontología del Instituto de Gerontología de la Facultad de Salud Pública de la UGA, sostiene que estos problemas solo se agravan a medida que envejecen las personas que no hablan inglés.

“Si está aislado lingüísticamente, es muy probable que lo esté socialmente, y sabemos que el aislamiento social contribuye a la mortalidad”, dijo la experta cuya investigación sobre el aislamiento social entre los adultos mayores ha encontrado que la conexión social es esencial para acceder y mantener una buena salud.

De acuerdo con Emerson, pocos estudios han analizado este vínculo, pero la comprensión del riesgo a nivel comunitario es vital para crear intervenciones de salud pública efectivas, que se centran en mejorar la salud de las poblaciones.

Basado en los hallazgos de la investigación, Donglan “Stacy” Zhang, la otra coautora del informe y profesora asistente de política y gestión de la salud en UGA, recomienda a los proveedores de atención médica capacitarse para brindar servicios que se adapten culturalmente a los miembros de la comunidad que no hablan inglés.

“Nos enfocamos en lo fácil, que es traducir un panfleto (al español), pero en realidad estamos hablando de vecindarios enteros que están socialmente aislados, no solo de una casa o de una persona. Traducir panfletos no va a ser suficiente”, coincidió Emerson.