Egipto llama a Israel para detener ataques contra palestinos y retomar la paz

0
4
520490

ISRAEL PALESTINA

El Cairo, 12 may (EFE).- El ministro de Exteriores egipcio, Sameh Shukri, llamó este miércoles a su homólogo israelí, Gabi Ashkenazi, al que pidió detener “todas las agresiones israelíes contra los territorios palestinos” y buscar una solución diplomática para reanudar el proceso de paz.

En un escueto comunicado del Ministerio de Exteriores se apunta que Shukri alertó a Ashkenazi de “la importancia de parar todas las agresiones israelíes contra los territorios palestinos y la importancia de trabajar para evitar una escalada y recurrir a medios militares”.

Egipto, principal mediador entre Israel y el movimiento islamista palestino Hamás, que gobierna de facto la Franja de Gaza, tiene el interés “de estabilizar la región sobre la base de la solución a través de medios diplomáticos, mediante negociaciones”, añade la nota.

Shukri subrayó que los “acontecimientos recientes”, en referencia a la escalada de tensión entre palestinos e israelíes, “confirman la necesidad de reanudar los esfuerzos de paz” entre ambas partes “lo antes posible y sin esperas”.

Esta llamada se produce horas después de que una delegación de seguridad egipcia acudiera a la Franja de Gaza y volviera pocas horas después a El Cairo para reunirse con las facciones palestinas para llegar a un acuerdo de alto el fuego con Israel, informaron a Efe fuentes de seguridad egipcias y diplomática palestina.

El portavoz de Hamás en Gaza, Fawzi Barhoum, aseguró hoy que mantienen contactos con Egipto, que media con Naciones Unidas y Catar para desescalar el conflicto.

Desde que estalló el lunes esta ola de violencia entre Israel y Gaza han muerto al menos 48 palestinos -entre ellos 14 niños- en el enclave y seis personas en territorio israelí, entre ellas una adolescente y una trabajadora de la India.

Las milicias palestinas lanzaron contra Israel más de un millar de proyectiles (dos centenares fallidos cayeron en la franja) que también alcanzaron Jerusalén y Tel Aviv, mientras que Israel realizó más de 500 bombardeos de represalia contra objetivos del enclave.