EEUU, a punto de terminar su repliegue de Afganistán, en máxima alerta

0
4
645804

AFGANISTÁN EVACUACIÓN

Washington, 30 ago (EFE News).- Estados Unidos se prepara para culminar a más tardar mañana, martes, la evacuación y el repliegue de sus tropas de Afganistán, tras veinte años de guerra, aunque se encuentra en máxima alerta por posibles ataques del grupo Estado Islámico (EI) contra los soldados que quedan en el país.

Este lunes la gran incógnita entre los periodistas en Washington era en qué momento exacto se dará por terminada la misión estadounidense en suelo afgano.

El presidente de EE.UU., Joe Biden, ha marcado la fecha del 31 de agosto como el plazo límite para acabar el repliegue, y muchos se preguntaban este lunes en qué instante preciso se cerrará la misión, porque en Afganistán, por la diferencia horaria, ya es martes.

La portavoz de la Casa Blanca, Jen Psaki, fue preguntada al respecto durante su rueda de prensa diaria, pero rehusó ofrecer detalles “operativos” y se limitó a decir que EE.UU. continúa con sus esfuerzos para replegarse.

BIDEN HABLARÁ EN LOS PRÓXIMOS DÍAS DE AFGANISTÁN

La portavoz agregó que Biden tiene previsto hablar “en los próximos días” sobre la retirada de Afganistán, sin precisar una fecha.

De acuerdo a cifras ofrecidas por Psaki, hasta la fecha EE.UU. ha ayudado a evacuar a más de 120.000 personas de Afganistán, entre los que hay 6.000 estadounidenses y sus familiares.

Prueba de que la presencia militar de EE.UU. en territorio afgano se acerca a su fin es la reducción en los últimos días del número de evacuados diarios desde el aeropuerto de Kabul.

Un funcionario de la Casa Blanca informó este lunes de que EE.UU. había sacado a 1.200 personas de Afganistán en las últimas 24 horas; una cifra mucho menor a la de 2.900 del domingo y 6.800, del sábado.

En concreto, 26 aviones de EE.UU. evacuaron a 1.200 personas y dos aeronaves de la coalición sacaron de Afganistán a otras 50, indicó el funcionario.

En paralelo, los diplomáticos de EE.UU. que quedaban en Afganistán, incluido el embajador en funciones, Ross Wilson, comenzaron a abandonar el país este lunes, en la recta final de la retirada estadounidense, informó el diario The Washington Post, que citó a un funcionario conocedor de este asunto.

SIN PRESENCIA DIPLOMÁTICA PERMANENTE

Psaki aclaró que a partir del 1 de septiembre EE.UU. no tiene intención de disponer de una presencia diplomática permanente allí.

No obstante, aclaró que Washington tendrá “los medios y mecanismos para tener diplomáticos sobre el terreno” con el fin de continuar la tramitación de los casos de afganos que quieran salir de Afganistán y dirigirse a EE.UU.

La semana pasada el Gobierno estadounidense dejó de anunciar el número de militares desplegados para la protección el aeropuerto de Kabul con el fin de no ponerlos en peligro durante la retirada.

EE.UU. inició el repliegue de Afganistán en mayo pero tuvo que enviar refuerzos en las últimas semanas para garantizar la seguridad del aeropuerto, debido al rápido avance de los talibanes, que tomaron la capital el pasado 15 de agosto.

Pese a que Biden autorizó el envío de hasta 7.000 soldados de refuerzo, el número de uniformados destacados en el aeropuerto para garantizar la seguridad de las evacuaciones no ha superado los 5.800 en los últimos quince días.

Las fuerzas estadounidenses han sido en este tiempo blanco de ataques del grupo terrorista Estado Islámico (EI) y este lunes el Pentágono advirtió de que las amenazas “son todavía reales, están aún activas, y en muchos casos, son todavía específicas”.

UN ATAQUE CON COHETES FRUSTRADO

El domingo, las fuerzas de EE.UU. frustraron un ataque con cinco cohetes contra el aeropuerto de Kabul.

El subdirector de Logística del Estado Mayor, el general Hank Taylor, explicó que sobre las 23.00 del domingo de la costa este de EE.UU. (03.00 hora GMT del lunes) cinco proyectiles fueron disparados contra el aeropuerto de la capital afgana.

“Las fuerzas militares de EE.UU. emplearon de forma exitosa medidas de protección de fuerza para abortar es ataque”, indicó.

El jueves pasado, 13 soldados estadounidenses murieron y 18 resultaron heridos en un atentado reivindicado por el EI contra el aeropuerto de Kabul, en el que también fallecieron y resultaron heridos decenas de afganos.

El Departamento de Defensa investiga, además, la posibilidad de que diez civiles afganos perdieran la vida el domingo como consecuencia de un ataque estadounidense con un dron a un supuesto vehículo del EI.

Las circunstancias de la muerte de diez civiles, en su mayoría menores, son aún confusas, ya que los talibanes han descartado que fallecieran por el ataque estadounidense.

Taylor detalló que las fuerzas de EE.UU. llevaron a cabo un bombardeo con un dron contra un vehículo “conocido por ser una amenaza inminente” del EI.

“Este bombardeo en defensa propia golpeó de forma exitosa el blanco en las proximidades del aeropuerto de Kabul”, aseguró el general..

Acto seguido hubo serie de “explosiones secundarias” en el vehículo atacado, lo que indica, según el general, la presencia de una importante cantidad de explosivos.

“Estamos al tanto de las informaciones de víctimas civiles y tomamos esas informaciones de forma muy seria, seguimos evaluando la situación”, dijo Taylor.

Desde Kabul, varias fuentes de los talibanes consultadas por Efe aseguraron que las víctimas civiles se produjeron por el impacto de un proyectiles que tenía como objetivo el aeropuerto, sin aclarar la autoría, e indicaron que no tiene relación con el ataque del dron estadounidense.

645804645804