Guatemala.- Un total de 196.061 migrantes del Triángulo Norte de Centroamérica, una de las zonas más violentas y pobres del mundo formada por Guatemala, El Salvador y Honduras, fueron deportados desde Estados Unidos y México durante 2018, lo que representa un aumento del 37.9 por ciento más que el año anterior.
Así se desprende de las estadísticas divulgadas por la sede de la Organización Internacional para las Migraciones en Guatemala, unos documentos que recuerdan que en 2017 habían sido deportados 142.176 migrantes irregulares.
La mayor parte de los retornados en 2018, un 50.4 por ciento (98.787), proceden de México, frente al 49.5 por ciento de Estados Unidos (97.003) y el 0.1 por ciento de otros países no identificados, y si se atiende al sexo de los migrantes la mayoría son hombres (un 85 por ciento).
Los migrantes, entre los que había 15.805 niños y 8.843 niñas, son en su mayoría hondureños, un 56.8 por ciento, que equivale a 75.276 personas, lo que representa un incremento del 27.25 por ciento frente a los 48.022 de 2017.

SHARE

Leave a Reply