Nueva York, NY.– El Gobierno de Donald Trump adujo que el Pacto Mundial sobre Migración de la ONU, en el que Estados Unidos se había comprometido a participar bajo la Administración Barack Obama, es “incoherente” con sus políticas migratorias, y anunció que se retira de él por incompatibilidad con su soberanía.

Los líderes internacionales acordaron en esa resolución, firmada por 193 países en la cumbre sobre refugiados y migrantes celebrada en Nueva York en septiembre de 2016, negociar una serie de medidas para garantizar unos flujos más “seguros, ordenados y legales”.

La embajadora estadounidense ante la ONU, Nikki Haley, alegó que “ningún país ha hecho más que Estados Unidos, y nuestra generosidad continuará. Pero nuestras decisiones en política migratoria deben ser tomadas siempre por estadounidenses y sólo por estadounidenses”.

SHARE

Leave a Reply