EEUU acusa y sanciona a presunto miembro prófugo del cártel de Sinaloa

0
6
672773

NARCOTRÁFICO

Los Ángeles, 22 sep (EFE News).- Un gran jurado federal en San Diego, California, decidió acusar a un presunto líder del cártel de Sinaloa por varios cargos de conspiración para dirigir operaciones de tráfico de drogas en la frontera de Arizona, informó hoy miércoles el Departamento de Justicia de Estados Unidos (DOJ).

Sergio Valenzuela Valenzuela, de 52 años, también conocido como “Gigio” y “Yiyo”, está siendo procesado por las autoridades federales desde septiembre de 2018.

El acusado es oriundo del estado mexicano de Sinaloa y actualmente es prófugo de la justicia.

Con base en Nogales, estado mexicano de Sonora, Valenzuela presuntamente es un jefe del cártel de Sinaloa que trafica fentanilo y otras drogas en la frontera de Arizona y está bajo la dirección de Ismael Zambada García, alias “el Mayo Zambada”), quien también enfrenta una acusación en EE.UU., detalló el DOJ.

Este miércoles Valenzuela también fue sancionado por la Oficina de Control de Activos Extranjeros del Departamento del Tesoro de EE. UU. (OFAC), que congeló todos sus bienes y propiedades en el país y prohibió a entidades financieras o personas estadounidenses hacer negocios con él.

Las sanciones se impusieron bajo la Ley Kingpin, promulgada en diciembre de 1999 para bloquear las actividades de individuos u organizaciones extranjeras sospechosas de estar vinculados con el narcotráfico.

El Tesoro alega que Valenzuela es el jefe de la “plaza de Nogales” y es el responsable de gestionar todas las actividades del narcotráfico en esa zona, según la información de OFAC citada por el DOJ.

La ciudad mexicana de Nogales limita con la homónima Nogales, Arizona, y las autoridades estadounidenses consideran que en este sector hay una ruta importante de tráfico de drogas.

La OFAC también designó a otros siete presuntos miembros de la organización de Valenzuela en las sanciones.

El fiscal federal Randy S. Grossman dijo en el comunicado que esta acusación y las sanciones del Tesoro demuestran que el Departamento de Justicia, junto con otras autoridades federales, continuará apuntando sus esfuerzos a los capos del cártel de Sinaloa que importan cantidades masivas de drogas ilegales a Estados Unidos”.