EE.UU. responde a Irán que está dispuesto a negociar, pero no indefinidamente

0
6
619559

EEUU IRÁN

Washington, 5 ago (EFE).- Estados Unidos afirmó este jueves que está dispuesto a negociar para reactivar el acuerdo nuclear con Irán, pero que no piensa hacerlo indefinidamente, en respuesta al discurso del recién investido presidente iraní, el ultraconservador Ebrahim Raisí.

La portavoz de la Casa Blanca, Jen Psaki, dijo en su rueda de prensa diaria que está en el interés de EE.UU. seguir la vía diplomática con Irán.

“Ahora estamos abiertos a una séptima ronda de conversaciones”, indicó Psaki, pero añadió que la ventana para las negociaciones con Irán “no es infinita”.

De esta forma el Gobierno de EE.UU. contestaba al discurso pronunciado horas antes por Raisí, en el que instó al levantamiento de las sanciones estadounidenses contra su país mediante la diplomacia.

Desde el Departamento de Estado, el portavoz de la cartera de Exteriores estadounidense, Ned Price, señaló que el mensaje de su país a Raisí es “muy simple”: EE.UU. defenderá los intereses de seguridad nacional y de sus aliados, y espera que Irán aproveche la oportunidad para avanzar hacia una solución diplomática.

Price hizo hincapié en una rueda de prensa en que el Gobierno del presidente estadounidense, Joe Biden, “está preparado para regresar a Viena para reanudar las negociaciones” con el fin de que garantizar de forma permanente que la República Islámica no es capaz de adquirir un arma atómica.

“Urgimos a Irán a volver a las negociaciones pronto para que podamos concluir nuestra tarea y escuchar lo que el nuevo presidente iraní tiene que decir al respecto”, subrayó Price.

Aun así, remarcó que las negociaciones no pueden alargarse de manera indefinida: “La oportunidad de que ambos (países) volvamos a cumplir con el JCPOA (siglas en inglés del acuerdo nuclear) no durará para siempre”.

Price no quiso poner un calendario, pero destacó que para EE.UU. es “una prioridad urgente”, además de manifestar su esperanza de que los iraníes traten este asunto con la misma urgencia.

Explicó que para Washington el asunto más importante son las repercusiones que podrían tener nuevos retrasos en el diálogo, y aclaró que el tema de un hipotético alivio de las sanciones es primordial en las discusiones en Viena.

En ese sentido, Price recordó que el acuerdo firmado en 2015 recoge el levantamiento de las sanciones a cambio de “límites permanentes y verificables” del programa nuclear de Irán.

EE.UU. impuso sanciones en 2018 a Irán, incluido a su vital sector petrolero, tras retirarse de modo unilateral del acuerdo nuclear firmado en 2015 con la República Islámica y otras cinco potencias, pero esta presión no ha logrado cambiar la política iraní.

De hecho, como represalia, Irán dejó de cumplir la mayoría de sus compromisos del pacto, como los límites al enriquecimiento de uranio, aunque Raisí reiteró este jueves que el programa atómico iraní es “pacífico”.

La última ronda de negociaciones en Viena para lograr que tanto EE.UU. como Irán regresen al acuerdo nuclear finalizó el pasado 20 de junio y, desde entonces, los contactos han quedado en suspenso ante el traspaso de poder en Irán.