Ecuador sigue en pie con Barcelona en octavos de final de la Libertadores

0
12
540543

FÚTBOL LIBERTADORES

Guayaquil (Ecuador), 29 may (EFE).- Aunque Liga de Quito y el Independiente del Valle fueron eliminados en la fase de grupos de la Copa Libertadores, Ecuador, con Barcelona, sigue en pie de lucha en los octavos de final del torneo junto a clubes de Argentina, Brasil, Paraguay y Chile que seguirán en puja desde el próximo 20 de julio por el título de este año.

Barcelona rompió los pronósticos que anticipaban su eliminación del torneo continental al término del Grupo C, donde midió fuerzas y superó a los favoritos Boca Juniors y Santos, candidatos siempre para acceder a las instancias finales del torneo.

Con una plantilla que funcionó como un relojito de la mano del técnico argentino Fabian Bustos, Barcelona dejó un mensaje de grandeza por su buen funcionamiento individual y colectivo comandado en la cancha por el experimentado centrocampista argentino naturalizado ecuatoriano Damián Díaz.

Doblegó a Santos en los partidos de ida y vuelta, derrotó a Boca en Guayaquil y le sacó empate, sin goles, en Buenos Aires, partido en el que cualquiera de los dos pudo ganar por sus propuestas futbolísticas, a diferencia de esos resultados de visitante que en ocasiones obtienen equipos que salen solo a defenderse.

La única derrota y mala presentación del Barcelona, que prácticamente renunció a ser protagonista en el área contraria, fue ante The Strongest en La Paz, donde perdió por 2-0.

La expectativa dentro de Barcelona es grande, el equipo intentará superar lo hecho ante el Olimpia, de Paraguay, que le ganó la final en 1990 y contra el brasileño Vasco Da Gama, con el que perdió la final de 1998.

Por su parte, el ‘Rey de Copas’ del país, Liga de Quito, pagó tributo a la crisis futbolística que arrastró desde la final local que perdió el año pasado ante Barcelona, también por las lesiones y contagios aislados de la covid-19 pero de figuras importantes en el engranaje del equipo que dirige el uruguayo Pablo Repetto.

Tras los años fantásticos que vivió Liga entre el 2008 y 2010 cuando ganó la Libertadores, la Copa Sudamericana y dos Recopas Sudamericana, el equipo se fue por un tobogán y cuando se caía al precipicio de perder la categoría, apareció Repetto en el 2017 y logró salvarlo, pero no logró igualar esas dos temporadas de ensueño.

Entretanto, el Independiente del Valle, después de la final de Libertadores que perdió al mando de uruguayo Pablo Repetto en el 2016, persistió con su proyecto de formar, disfrutar de la formación de sus juveniles y luego exportarlos, encontró la máxima respuesta al ganar la Sudamericana de 2019 con el técnico español Miguel Ángel Ramírez.

Pero no cabe vincular al cuadro del Valle con el fracaso, cuyo juego se vio afectado por la salida de Ramírez y de varios jugadores, y la llegada de un nuevo técnico, el portugués Renato Paiva que, aunque aseguró sostener el estilo de juego que dejó el español, no se ha podido dar en el proceso de reajuste.

La Libertadores se volvió tan competitiva que los ocho grupos estuvieron comandados, secundados y hasta en su totalidad estructurados con ganadores de los anteriores títulos y también por campeones de la Sudamericana.

Tanto Liga de Quito y el ‘matagigantes’ Independiente del Valle, se quedaron en la Libertadores para pasar a los octavos de final de Sudamericana, donde tampoco tendrán fácil la disputa por el título.

Ya en la Sudamericana, Emelec lideró el Grupo G hasta minutos antes del final del partido de la jornada final, que perdió sin pena ni gloria de local ante el eliminado Talleres de Córdoba, por lo que fue Bragantino el que pasó a octavos.

El fracaso de Emelec fue consecuencia de una plantilla que careció de buenos suplentes, por lo que bastó que le expulsaran a los defensas Marlon Mejía y el argentino Aníbal Leguizamón, y que se lesionaran el defensa Ángel Gracia y el goleador uruguayo Facundo Barceló.

Aucas, que pintaba para mejores actuaciones en la actual Sudamericana, soportó el contagio de toda su plantilla por el coronavirus días antes del debut de local contra Paranaense, partido en el que presentó jóvenes sin ninguna experiencia y perdió por la mínima.

Una vez recuperados la mayoría de los titulares, se reencontró con el triunfo sobre el peruano Melgar y el venezolano Metropolitano, dejando la sensación que pudo haber logrado algo más en el torneo sudamericano.

Mientras que Universidad Católica, con pocas expectativas en su retorno a los 41 años a la Libertadores, eliminó en la primera fase al uruguayo Liverpool y en la segunda fue eliminado por el paraguayo Libertad.