Diputados piden al presidente que restablezca la normalidad democrática

0
3
649115

TÚNEZ GOLPE

Túnez, 2 sep (EFE).- Un amplio grupo de diputados del Parlamento tunecino solicitaron al presidente de la República, Kaïes Said, que restablezca la normalidad democrática que interrumpió el pasado 25 de julio al arrogarse poderes excepcionales, destituir con ellos al Gobierno y suspender la Cámara.

En un comunicado difundido a través de las redes sociales, los legisladores le exigieron, asimismo, que retire de forma inmediata “la prohibición a viajar fuera del país y otras restricciones arbitrarias e ilegales” de movimiento y residencia, y “ponga fin al procesamiento de civiles frente a tribunales militares, respetando la independencia de la Justicia y preservando su prestigio”.

En este sentido, insistieron en que “se definan los cargos penales que se imputan a ciertos diputados y que estos reciban “un juicio justo en el que se garantice su derecho a la defensa sin difamación ni abuso.

Los firmantes pidieron, por último, al resto de miembros de la Asamblea que “modifiquen el reglamento interno de administración del Parlamento en las circunstancias actuales, teniendo en cuenta los hechos políticos y realistas del país en este período, para que pueda jugar su papel natural en la vida política.

El presidente, un populista ultraconservador que sorprendió al ganar las presidenciales de 2019 sin experiencia política ni el apoyo de partido alguno, anunció a finales de agosto su decisión de no restablecer la normalidad democrática y prolongar los poderes excepcionales que se arrogó con una interpretación forzada del artículo 80 de a Constitución, que lo permite si existe un riesgo esencial para el estado.

Said alegó días después que tanto los partidos políticos como el Parlamento tunecino “representan la mayor amenaza para el país”.

ENNAHDA ASUME PARTE DE LA RESPONSABILIDAD POR LA CRISIS ECONÓMICA

Por su parte, el partido conservador de tendencia islamista Ennahda, primera fuerza en la Cámara ahora suspendida, asumió este miércoles su responsabilidad, junto a los partidos con los que compartía el poder, por la crisis económica y social que sacude al país.

En un comunicado difundido anoche al término de la reunión de su junta directiva, la formación, que cuenta con 52 diputados y ha sido el principal apoyo de los últimos gobiernos, aseguró que entendía “la ira en las calles” y prometió “hacer una revisión profunda” en su próximo congreso, que ha sido pospuesto de momento sin fecha debido a la pandemia por la covid-19

“Ennahda asume una parte de responsabilidad en la crisis”, reconoció la nota, firmada por su líder, Rached Ghannouchi, quien subrayó que “la composición de la nueva junta directiva se anunciará pronto”.

Ghannouchi. presidente del Parlamento, ha mantenido en los últimos meses un duro pulso con el jede del Estado, quien según la Constitución de 2015 tiene poderes ejecutivos limitados.