Diez detenidos en España por explotación sexual de mujeres sudamericanas

0
4
611695

ESPAÑA PROSTITUCIÓN

Madrid, 30 jul (EFE).- Las fuerzas españolas de seguridad han detenido a diez personas de varias nacionalidades por la explotación sexual de una treintena de mujeres sudamericanas en viviendas de La Coruña (noroeste), Denia (este), Toledo (centro) y Álava (norte), donde eran encerradas y obligadas a consumir cocaína.

En el Día Mundial contra la Trata de personas, la Guardia Civil informó este viernes de esta operación, en la que fueron liberadas cinco víctimas colombianas y venezolanas, que eran forzadas a prostituirse.

Los detenidos son cinco hombres y cinco mujeres: cuatro de nacionalidad dominicana, tres venezolanas, dos españolas y una colombiana, presuntos integrantes de la organización delictiva, dedicados a captar a las victimas, su traslado y control.

Se les imputan los delitos de trata de seres humanos con fines de explotación sexual, blanqueo de capitales, pertenencia a organización criminal y delito contra la salud pública.

En varios registros domiciliarios fueron hallados numerosos comprobantes de envíos de dinero a otros países y 200 gramos de cocaína.

La operación comenzó por otra anterior desarrollada en Toledo, en una casa donde fue localizada, entre otras, una víctima venezolana, a la que los agentes convencieron de que denunciase.

La mujer, con un pasado “muy duro”, según fuentes consultadas por EFE, desconfiaba y tenía mucho miedo a la organización que la explotaba, pues estaba amenazada con represalias para sus familiares en el país de origen.

Finalmente, los agentes la convencieron con un argumento: su denuncia podía ayudar a otras mujeres a salir de esa situación de explotación, así que se decidió. Era octubre de 2019 y la Guardia Civil comenzó a investigar a la red criminal.

Los explotadores publicaban anuncios (más de 3.000) de servicios sexuales en diferentes páginas de internet, parte desde la República Dominicana.

El número total de víctimas detectadas y controladas por la red desmantelada asciende a más de treinta mujeres de varias nacionalidades de Sudamérica, todas ellas en clara situación de necesidad y vulnerabilidad.