Ciudad de México.- En el Día de Muertos los mexicanos rinden homenaje a todos aquellos seres queridos que ya no están aquí; pero más allá de esto, con el paso del tiempo la festividad se va haciendo más sustentable, conectándose con el respeto al medioambiente.

Esto puede apreciarse de diversas formas, como el hecho de reutilizar para no generar desechos, preparar los icónicos altares con productos perecederos o reciclando el colorido papel picado que sirve de adorno para convertirlo en envolturas de regalos o papel para los trabajos escolares.

La icónica flor de cempasúchil, más allá de su carácter simbólico, puede ser usada como abono orgánico, según la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa).

Según información de la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (Conabio), esta flor originaria del centro de México era deshojada por los mexicas cada solsticio de invierno para marcar en el suelo un camino espiritual que pudieran seguir las almas de sus añorados difuntos, quienes durante este día regresan por unas horas al mundo terrenal.

SHARE

Leave a Reply