Devotos de Castillo viven ebrios de alegría una festiva noche electoral

0
12
549998

PERÚ ELECCIONES

Tacabamba (Perú), 7 jun (EFE).- “Sí se puede”, “viva la libertad y la democracia”, “el pueblo gana”, entonaban este domingo cientos de tenaces seguidores de Perú Libre entre bailes, música y fuegos artificiales que llenaron de alegría una festiva noche electoral en Tacabamba, de donde es oriundo el candidato presidencial peruano Pedro Castillo.

“Estamos muy contentos, muy satisfechos porque Pedro Castillo está ganando. Como tacabambinos, lo estamos celebrando a lo grande”, dijo a Efe el joven Miguel Torres, minutos después de conocer el conteo rápido de votos del balotaje presidencial celebrado este domingo en Perú, que daba una levísima ventaja al postulante izquierdista sobre Keiko Fujimori.

“Estamos muy felices y emocionados de que un candidato tacabambino esté ocupando prácticamente el cargo de presidente de la República”, coincidió en declaraciones a Efe Magalí Bazerra, desde las puertas del local de Perú Libre en esta pequeña localidad de la región norteña de Cajamarca, la segunda más pobre del país.

Allí se encontraba resguardado el candidato Castillo desde las primeras horas de una noche que no empezó con tan buen sabor de boca.

NOCHE DE ALTIBAJOS

Alrededor de las 19 horas, la atmósfera ante el local del partido del “lápiz” en Tacabamba quedó helada en el momento exacto en que se hicieron públicos los resultados del sondeo a boca de urna realizado por la encuestadora Ipsos para el canal América Televisión, que daba una ínfima ventaja a Fujimori, dentro del margen de error.

A excepción de unos pocos, muchos tacabambinos fieles a su paisano abogaron por mantener la calma y pronto hicieron repicar tambores, mientras bailaban al compás de las consignas intermitentes que los allí presentes gritaban.

Ese ambiente festivo alcanzó su clímax cuando se divulgó el conteo rápido de votos de Ipsos, que daba la vuelta al sondeo hecho por la misma empresa, al otorgar un 50,2 % de los votos válidos a Castillo y un 49,8 % a Keiko, dentro del margen de error del +/- 1 %.

“LA VICTORIA ES NUESTRA”

Aunque con estos resultados la definición del ganador obliga a esperar al escrutinio definitivo de los votos, son muchos los vecinos que aseguran tener fe ciega en que este domingo Perú habrá escrito un nuevo capitulo en su historia.

“Sabemos que la victoria es nuestra”, aseveró a Efe Lícida Ramírez, una mujer que llevaba colgada en la espalda, en un típico paño de leche cajamarquino, a su hija, de poco más de un año de edad.

Más alejado del tropel que abrumaba la sede de ladrillo desnudo de Perú Libre, el vecino Víctor Hugo Medina también se mostró convencido de que, en estos comicios, los peruanos harán “sentir la protesta del pueblo”.

A dos cuadras del local, cientos de tacabambinos mantenían sus ojos clavados en una pequeña y añeja televisión que reposaba en las paredes de la Municipalidad Distrital de Tacabamba, en la plaza de Armas del pueblo.

Entre la muchedumbre se encontraba Joselito Piruín, un joven de 28 años que viajó 40 kilómetros junto a dos excompañeros de la universidad desde su ciudad de Chota, capital de la provincia homónima, para “esperar los resultados y apoyar a su candidato”.

“La mayoría del país ha visto que Pedro Castillo tiene bastante preferencia. Sé que Pedro Castillo va a ganar”, auguró a Efe el joven, quien criticó a los medios de comunicación que “en esta campaña han hecho la guerra sucia” a su paisano.

En el mismo sentido se expresó a Efe María Reyes, una vecina de 60 años que, acompañada de su nieta, insinuó que de no confirmarse el triunfo del maestro de escuela rural habría “claramente fraude”, en alusión a la capacidad de movilización social que demostró el candidato del lápiz durante la larga y polarizada campaña electoral.

“Realmente se ha visto en todos los pueblos, en todas las regiones, la cantidad de gente que se ha debido a Pedro Castillo. Ella (Fujimori) no tenía gente en sus mítines”, sentenció la mujer.

Poco después se conocieron los primeros resultados oficiales del balotaje, que dieron una ligera ventaja a Fujimori y amainaron un poco la euforia de las celebraciones, pero con la esperanza de que se respetará “la voluntad popular”, como dijo Castillo brevemente a sus seguidores.

Por Carla Samon Ros