De críticas, sensibilidad y cosas peores

0
112

Alan D. Becker | [email protected]

El preciso de este país, Mr. Trumpas, ha recibido hartas críticas por su respuesta al tiroteo de hace una semana en Texas, que se suman a las que suscitó tras otras crisis como el atentado de Nueva York o la violencia en Charlottesville. Trumpas se enteró mientras estaba en Japón  del tiroteo del pasado domingo en Sutherland Springs, Texas, en el que un gringo, buscando matar a su tarántula mafiosa, ‘su suegra’, mató a 26 personas e hirió a 20 más en una iglesia.

Esta fue la tercera vez en poco más de un mes que Mr. Trumpas tenía que consolar a la nación en medio de una tragedia, pocos días después del atentado jihadista de Nueva York, con 8 muertos y once heridos; y tras el peor tiroteo en la historia del país, con 58 muertos y más de 500 heridos en Las Vegas. Como ocurrió tras esa masacre, Mr. Trumpas no mencionó la palabra ‘arma’ en ninguno de sus mensajes, a pesar de que la oposición demócrata, numerosas organizaciones y víctimas volvieron a clamar por un mayor control del acceso a las armas de fuego, especialmente las automáticas y semiautomáticas, todas capaces de causar muertes en cantidades alarmantes.

Trumpas repitió su clásico discursito republicano, después de cada tiroteo, “mis pensamientos y oraciones” con las víctimas y el clásico llamado a la unidad nacional, ¡misma que el divide con sus comentarios! Lo peor que dijo es que las armas no tienen la culpa, la tiene las enfermedades mentales, coño, ¿pero si todos estos dementes pueden comprar arsenales entonces donde está la bronca? ¡También defendió a los dos ‘héroes’ que dispararon contra el demente, orillándolo a quitarse la vida, si no hubieran estado armados, quien sabe cuántas más muertes hubiéramos tenido que lamentar, ¡cabrísimo grandón!

Mr. Trumpas nunca ofrece nada contra las armas, pero sí en contra de los enfermos mentales o al programa migratorio que  dio acceso al atentado jihadista en Nueva York.

Mr. Trumpas no ha hablado de cómo evitar un nuevo tiroteo masivo, pero sí pidió eliminar la lotería de visas e inclusive llegó a pedir la pena de muerte en uno de sus constantes tuits.

Desde el verano pasado, estas tragedias, la violencia neonazi en Virginia, los huracanes que le pusieron en ridículo en Puerto Rico, han demostrado que, como consolador en jefe, no tiene la capacidad que, por ejemplo,  otros presidentes nos han mostrado en el pasado, este grandísimo…presidente no tiene nada de sensibilidad para tratar estos temas, más bien todo lo contrario. ¿Hasta cuándo vamos a aguantar a este señor?

Leave a Reply