De berrinches, caprichitos y cosas peores

0
66

De acuerdo con la prensa política del gabacho  hay pocas cosas que encaboronen más al Trumpas que alguno de sus compinches haga ver que no tiene tanto control ni tanta información como él dice que tiene.

Después de todo, él es ‘el Presidente de Estados Unidos’ y su pensamiento no evoluciona. Simplemente no le oyeron la primera vez que lo hizo público. Culpa es de nosotros los mortales, no del cabrísimo grandón.

Así, cuando el general John Kelly, jefe de Asesores de la Casa Blanca, señaló que Mr. Trumpas está “desinformado” respecto al che muro, pareció cantar la bronca con su notablemente vanidoso y caprichoso presidente.

Tampoco su consejera Conway, que el miércoles aseguró que el pensamiento del Mr. Trumpas había evolucionado. ¿Bronca, bronca?

“El muro es el muro; nunca ha cambiado o evolucionado desde el primer día que lo concebí. Las piezas serán, necesariamente, transparentes, y nunca se planearon para ser construidas en áreas donde hay protección natural como montañas, desiertos o el rio grande o agua…”. ¡Así mesmo lo dijo!

El mensaje de Mr. Trumpas, es claro. Kelly y Conway deberán reconocer la flexibilidad de un mandatario que se considera un genio y maestro en todos los temas, son los ayudantes quienes no tienen suficiente información. ¡hágame el fabrón cavor!

En junio del 2015, el entonces aspirante a la candidatura presidencial republicana dijo: “quiero construir una gran muralla y nadie construye murallas mejor que yo, créanme, construiré una gran, gran muralla en nuestra frontera sur. Y haré que México pague por ella”.

“Construir la muralla” se convirtió en su lema, en una expresión religiosa, con implicaciones mucho más allá de los temas de seguridad alegados por Trumpas y sus compinches, temas económicos, raciales, culturales y políticos.

El muro y sus implicaciones fue lo que mantuvo la fuerza de su campaña, incluso en los peores momentos, cuando parecía perdido frente a los otros aspirantes quienes se notaban mejor preparados, educados, pero no tenían los ….  para llegar a los extremos como lo hizo Trumpas.

El caprichito de Mr. Trumpas costará por ahí de 18 mil millones de dólares que pidió en su presupuesto para 2018 ¡Qué poca progenitora! pero yo creo que México y los mexicanos se rehusarán a pagar un centavo partido a la mitad por este che caprichito.

Leave a Reply