Redacción HOLA News  |  [email protected]

Jacksonville, FL.- A finales del siglo XIX, la familia Wellington Cummer estableció en Jacksonville su negocio de madera, convirtiéndose rápidamente en una de las mayores terratenientes en Florida, con más de 500 mil acres.

Para el año 1902, Arthur y Ninah Cummer, decidieron construir su residencia.  La hermosa casa estilo Tudor, un ejemplo de la arquitectura medieval, se hizo notar de inmediato en la exclusiva avenida Riverside, en plena moda en aquella época.

El arquitecto paisajista Ossian Cole Simmonds y Ellen Biddle Shipman, conocida como ‘la decana de las arquitectas paisajistas norteamericanas’, diseñaron, junto a otros arquitectos, los hermosos jardines italo-ingleses  con bellas fuentes, mosaicos, glorietas y esculturas, entre los que se destacan los cipreses, camelias, azaleas, rosas, árboles de ciclamores y cornejos que renacen con vivos colores en cada primavera.

En lo que fueran los terrenos y jardines de la casa Cummer, se alza hoy el Museo Cummer de Arte, un local público con una impresionante colección pictórica europea y americana y, lo más importante, una extensa agenda cultural que llena las expectativas de todos los públicos.

A través de la historia, la colección permanente, base del deseo del museo de servir como centro de irradiación cultural y artística a toda la región, ha crecido hasta contar con más de cinco mil piezas, entre adquiridas, donadas y cedidas temporalmente, además de alojar la colección Wark de porcelana Meissen, exquisitas obras de arte utilitario europeo, de uso, especialmente en las cortes reales y entre la aristocracia.

Experiencia interactiva

Gracias a su programa de conexión con el arte, el Museo ofrece experiencias únicas a través de puestos interactivos que permiten ver, escuchar, tocar y explorar la estrecha relación del arte con la tecnología desde tiempos inmemoriales.

Los visitantes también podrán pintar virtualmente en una pantalla de video y, utilizando una pantalla de toque, realizar su autorretrato.  Además, para que los pequeños no se sientan intimidados por figuras a gran escala, una exhibición les permitirá apreciar las mismas obras, pero en miniatura.

Un café y una tienda de recuerdos completan la experiencia, haciendo de éste, un lugar único para disfrutar todo el día.

El ingreso es de $10 por adulto.  Sin embargo, los martes, de 4 a 9 p.m. y el primer sábado de cada mes, de 10 a.m. a 4 p.m. la admisión es gratuita.   Al igual que de martes a viernes, de 10 de la mañana a 4 de la tarde para los estudiantes universitarios que muestren su ID.

¿Qué espera?  Es el momento de disfrutar en Cummer Museum, donde el arte, la educación y la naturaleza se dan la mano.

Visitas gratuitas

Weaver First Saturday

Ingreso gratuito al museo todos los

primeros sábados del mes.

10 a.m. a 4 p.m.

Leave a Reply