Un padre cuida a sus hijos como el mayor de los tesoros, afronta la vida con valentía y honestidad a favor de su familia y es capaz de entregar todo lo que tiene por amor a sus hijos. Es por eso que a propósito de acercarse el Día del Padre, hoy queremos dedicar este artículo al héroe de nuestras vidas, ¡papá!

Pero más allá del amor y la alegría, la vida de un padre de familia puede llegar a ser  muy estresante y desgastante, lo que se traduce en la disminución de bienestar, de energía masculina y,  por supuesto, en el deterioro de la salud. A continuación cinco datos claves para cuidar la salud de papá:

Próstata

A partir de los 40 años es imprescindible el cuidado de la próstata ya que esta tiende a inflamarse y puede crear diferentes complicaciones, desde dificultad para orinar, pasando por problemas de erección, incluso cáncer de próstata, el más común entre los caballeros.

Testosterona

La testosterona por su parte controla el nivel de libido así como también las funciones metabólicas en los hombres, garantizando mayor energía y una mejor respuesta inmune. Además contribuye a la disminución de la grasa corporal total, por ello es importante cuidar también los testículos que son los encargados de segregar esta hormona.

Articulaciones

Una de las afecciones más comunes conforme pasa el tiempo es el desgaste en las articulaciones y tejidos conectivos del cuerpo. El colágeno es el principal componente para la conexión de tejidos, es la proteína más abundante, constituyendo entre el 25% y el 35% de proteína del cuerpo humano y el hombre deja de producirlo a los 21 años de edad.

Sistema circulatorio

Hacer 30 minutos de ejercicio al día, llevar una vida sin excesos y adoptar hábitos alimenticios saludables, son los tres pilares para una buena circulación, sin embargo, es posible repotenciar estas acciones con una suplementación natural que incluya el consumo de ácidos grasos omega 3, coenzima Q10, y una combinación de nutrientes que ayuden a mantener dilatados los vasos sanguíneos y arterias es vital.

Salud mental

Con el paso de los años la salud mental se deteriora, las funciones cognitivas se ven afectadas, la memoria, el aprendizaje y la concentración se opacan y comienzan a aparecer enfermedades como el Alzheimer. Para prevenir este deterioro se recomiendan ejercicios de agilidad mental como leer un libro, tocar algún instrumento, completar un rompecabezas, entre otros.

*Artículo tomado de mundonatural.tv

SHARE

Leave a Reply