La presencia de un filtro de aire engrasado, puede provocar daños graves en los conductos internos del motor y una disfunción, como un consumo excesivo, polución, e incluso contribuir a una avería del motor.

La importancia de cambiar el filtro del aire del coche radica en que, del buen estado del mismo, depende el correcto funcionamiento del motor de nuestro vehículo.

El filtro del aire es una pieza de los coches cuya función es, como su propio nombre indica, filtrar el aire que se introduce en el motor, limpiándolo de impurezas, polvo y mosquitos.

Todos los vehículos reciben, en mayor o menor medida, el impacto del aire exterior, cuando están en movimiento. Éste se filtra en su interior. Si no existiese el filtro del aire, todas las partículas de polvo, arena, mosquitos y suciedad, llegarían a los cilindros del motor, desgastándolos, influyendo en su buen funcionamiento, aumentando el consumo de gasolina y contaminando el aceite.

El mal estado de un filtro del aire de un vehículo, no sólo afecta al  motor y al rendimiento del coche, sino que aumenta el riesgo de una avería en aquel, lo que puede costar mucho dinero al bolsillo de cualquier propietario de un vehículo.

La importancia de cambiar el filtro del aire del coche, en este sentido, es enorme, tanto como pequeño es el coste que conlleva. Se trata de un precio asumible para cualquier bolsillo. Es un esfuerzo mínimo que puede evitarnos disgustos mayores con nuestro vehículo.

Cuando comprobamos que están demasiado manchados, debemos pensar que la acumulación de partículas de polvo y mosquitos puede entorpecer su correcta función y que, por lo tanto, es el momento de cambiarlo. Lo ideal para cuidar nuestro coche es realizar el cambio de filtro del aire una vez por año. Si no te atreves a realizarlo tú mismo, busca la ayuda de un profesional.

Utilizar un vehículo con un filtro de aire que se encuentre en malas condiciones, conlleva un mayor consumo de combustible y el aumento de gases contaminantes desprendidos.

SHARE

Leave a Reply