Critican al Gobierno de Biden por no estar del lado de los amparados por TPS

0
55
495083

INMIGRACIÓN

Los Ángeles, 21 abr (EFE News).- La Alianza Américas, que agrupa a decenas de organizaciones defensoras de los derechos de los inmigrantes en Estados Unidos, criticó este miércoles la posición del Gobierno del presidente Joe Biden de no permitir que los inmigrantes indocumentados que han obtenido estatus de protección temporaria (TPS) soliciten la residencia permanente sin salir del país.

Los reproches se dan respecto a un caso que se encuentra en el Tribunal Supremo en que una pareja de salvadoreños amparados por el TPS argumenta que el beneficio les permite ser considerados como extranjero “admitidos” legalmente en EE.UU. y poder acceder a la residencia permanente si son elegibles sin salir del país.

El Gobierno de Biden ha continuado con la línea de la Administración de Donald Trump, oponiéndose a esta posición.

“La Administración Biden debería haberse puesto del lado de las comunidades inmigrantes”, advirtió hoy Oscar Chacón, director ejecutivo de Alianza Américas.

Añadió que una “posición clara” en el sentido de que los beneficiados de TPS puedan solicitar una tarjeta verde mientras están en EE. UU. es “un reconocimiento de sus contribuciones a la sociedad estadounidense”.

El máximo tribunal escuchó los argumentos en este caso el lunes pasado.

Los magistrados parecieron renuentes a estar del lado de los inmigrantes. El juez Brett Kavanaugh dijo a una abogada que representa a José Sánchez y Sonia González que tenía una “brega cuesta arriba” para argumentar que la ley de inmigración permite que sus clientes gestionen la residencia.

Chacón dice que la Administración podría haber tomado “medidas proactivas” para proteger a los titulares de TPS y sus familias al emitir un memorando aclarando su posición y ordenando al Servicio de Inmigración y Ciudadanía (USCIS) validar casos de acuerdo con su interpretación.

La abogada Hannah Mullen, del centro migratorio de la Universidad de Georgetown, se aunó a las críticas al decir que Biden tenía “enteramente a su discreción” cambiar la posición del Departamento de Justicia y no lo hizo, como sí ocurrió en otros casos migratorios como la “carga pública” o la Acción Diferida (DACA).

En Estados Unidos hay más de 400.000 ciudadanos de más de una docena de países a los cuales se les ha otorgado el TPS, una situación que les ampara de la deportación y les permite trabajar, y que se renueva aproximadamente cada 18 meses a criterio del Gobierno.

Los “tepesianos”, algunos de los cuales ingresaron ilegalmente a Estados Unidos son, en su gran mayoría, oriundos de América Central y la mitad de ellos han vivido en EE.UU. por al menos dos décadas.

Un proyecto de ley aprobado en marzo pasado por la Cámara de Representantes les daría un camino a la ciudadanía a los amparados por el TPS, pero su futuro es incierto en el Senado, donde debe contar con 10 votos republicanos para ser aprobada.