Crecer en la derrota

0
3
547186

FÚTBOL ESPAÑA SUB-21

Madrid, 4 jun (EFE).- Crecer y reivindicarse no siempre está ligado al éxito final. La selección española sub-21 cayó con honores en semifinales del Europeo de la categoría. Frente a Portugal fue mejor a los puntos, pero cayó por infortunio y la generación que arrancó el 6 de septiembre de 2019 cierra su periplo habiendo pasado de ‘desconocidos’ a reconocidos.

El seleccionador Luis de la Fuente ha contado con hasta 46 futbolistas durante este tiempo, en el que tuvo contratiempos desde el principio. Aunque llamado a formar jugadores con vistas a la absoluta, el ascenso de sus pilares le cambió el paso. Dani Olmo, Ferran Torres, Eric García, Ansu Fati y Pedri apenas estuvieron disponibles para el técnico.

Nombres que salían a la palestra cuando se comparaba a la generación que ayer jueves llegó a su fin con la que en verano de 2019 se hiciera con el título europeo en Italia. Aquella sí que llegó con nombres contrastados en la élite como eran, sobre todo, Mikel Oyarzabal, Fabián Ruiz, el propio Olmo, Pablo Fornals y Junior Firpo mientras que la que cayó en Eslovenia hasta vio debutar a jugadores de generaciones futuras.

Las comparaciones son odiosas, y Luis de la Fuente siempre quiso evitarlas. Las circunstancias no ayudaron a dar continuidad. La primera convocatoria tras el parón provocado por el coronavirus contaba con 18 caras nuevas respecto a la anterior. De 23. Tocaba volver a construir.

Y construyó un equipo basado en la fortaleza defensiva, aunque no pudo suplir la ausencia de gol. Cambió nombres, probó jugadores y esquemas; pero el gol se tiene o no se tiene. Y a esta generación le salió cruz. Aun así, España sub-21 cerró la fase de grupos de marzo como líder del grupo y llegó a las eliminatorias como una de las favoritas.

Impuso su juego frente a Croacia, aunque necesitó de la prórroga para pasar a semifinales, donde la ausencia de puntería, la mala suerte de un gol en propia puerta y un “clarísimo” penalti no pitado a Brahim Díaz les dejaron sin su tercera final consecutiva.

Se respiró decepción por caer en semifinales, lo que demuestra la exigencia y el buen hacer de un grupo que ponderó Luis de la Fuente. “Han crecido mucho y el futuro del fútbol español está garantizado”, comentó en la rueda de prensa posterior a ser eliminados.

El riojano vuelve a ser el artífice desde el banquillo de ponerles en el mapa antes de un verano que puede cambiar sus carreras. El escaparate del Europeo sub-21 ha mostrado al gran público a nombres que han jugado en Segunda División como Jorge Cuenca, Javi Puado, Manu García y Adrià Pedrosa; su futuro está en la élite.

Y el de Luis de la Fuente en unos Juegos Olímpicos que “no cambiaría por nada en el mundo”. El 22 de julio se reencontrará con gran parte de la “irrepetible” generación que dominó el Europeo en 2019 y que buscará aumentar su palmarés, campeones también en categoría sub-17 y sub-19, con una medalla en Tokio.

Óscar Maya Belchí

547186