Coronavirus: El costo de la atención médica

Los pacientes que superaron el COVID-19, ahora están atormentados por las cuentas médicas que deben pagar.

0
55

Por Williams Viera | [email protected]

El costo económico de la atención médica de una persona infectada con el coronavirus se ha convertido en otro dolor de cabeza para los familiares.

El tratamiento por COVID-19 puede variar dependiendo de la gravedad y del tipo de seguro de salud que tenga el paciente, lo que llevó el tema hasta los legisladores federales que aprobaron un proyecto de ley que obligaría a las compañías aseguradoras médicas a cubrir sin costos compartidos las pruebas de COVID-19 y los servicios relacionados a ellas.

Sin embargo, cualquier ayuda siempre será retada si las personas no guardan las respectivas medidas para frenar el contagio de esta pandemia.

Indisciplina social
Ha sido un comportamiento común entre los jóvenes el desafiar las restricciones sugeridas o impuestas por los gobiernos, llegando incluso a organizar fiestas con más de 10 invitados y sin ninguna protección personal.

En otros casos, los llamados ‘esenciales’ en las labores que deben realizar, salen a diario de sus hogares para responder a sus trabajos, exponiéndose a su vez a contraer el virus y llevarlo a sus hogares.

Las historias que cuentan familiares, amigos o conocidos de quienes se contagiaron o murieron, develan situaciones que enfrentan los afroamericanos y los inmigrantes provenientes de Latinoamérica, comunidades que han llevado la mayor parte de la factura de la vida en esta época de pandemia.

Disparidad, es la palabra
En Estados Unidos hay una “exacerbación de la disparidad de salud”, como lo llamó en rueda de prensa el doctor Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas de Estados Unidos, quien ha liderado la batalla contra el coronavirus.

En tal sentido, en las últimas semanas, se ha recalcado que enfermedades como la diabetes, la hipertensión, la obesidad y el asma afectan de manera desproporcionada a las poblaciones minoritarias.

Varias de esas condiciones previas, según los expertos, están relacionadas con que la población afro e hispana, históricamente, ha tenido menos acceso a los servicios de salud y, por ende, son más susceptibles a la muerte una vez se contagian con el COVID-19.

En tal sentido, Steven Alvarado, profesor en el Departamento de Sociología en la Universidad de Cornell y especialista en Inequidad en Asuntos de Salud, dice que los migrantes indocumentados “son personas que por miedo no acuden a los servicios de salud y, por lo tanto, no quedan registrados sus contagios. Hay infinidad de latinos trabajando en el campo, la construcción y en otras áreas de la economía y el riesgo que enfrentan en los lugares donde viven se multiplica en el momento que acuden a sus trabajos. Les preocupa cómo los van a tratar o por qué deben de ponerse en riesgo de una detención o de una deportación, son miedos legítimos que tienen”.

El sociólogo, de igual manera, aseguró, “cualquier población vulnerable se puede ver desproporcionadamente afectada por el COVID-19.

El costo
La mayoría de quienes tienen Covid-19 padecen síntomas leves que pueden tratarse en el hogar con medicamentos de venta libre para bajar la fiebre y reducir la tos, pero para los casos graves, más comunes entre los adultos mayores y las personas con enfermedades preexistentes, podrían necesitar hospitalización.

Y al igual que los cargos asociados a una cita en el consultorio del médico, el costo de permanecer en el hospital depende del plan de seguro de la persona y los copagos, coseguros y deducibles.

Un análisis realizado por el Peterson Center on Healthcare y Kaiser Family Foundation (KFF) develó que el costo del tratamiento para un caso grave de COVID-19 superaría los $20.000. En el caso de una persona con seguro, podría enfrentar una factura de más de $1.300.

Existe la posibilidad que un asegurado reciba cuentas inesperadas de profesionales de la salud que no pertenecen a la red de proveedores que cubre su seguro médico, debido a que hay hospitales que, por la emergencia, recurren a servicios de profesionales y laboratorios que no pertenecen a la misma red.

Con base en costos de 2018, la KFF indicó que el precio promedio de una admisión hospitalaria para el tratamiento de una neumonía, sin complicaciones, está entre $9.763 y $20.292 con complicaciones mayores o con una enfermedad adicional como diabetes, cáncer o padecimientos del corazón.

En el caso de la enfermedad que produce el coronavirus, el costo crece si la persona necesita el uso de ventiladores respiratorios, llegando hasta los $88.114 por solo 96 horas (4 días) de uso.

Igualmente, el KFF indicó que los pacientes con seguros médicos pagarían, por la atención, costos de entre $1.300 y $1.464 en promedio.

Varias aseguradoras privadas de salud recientemente anunciaron que planeaban no exigir el costo compartido para las pruebas del coronavirus. Además, los funcionarios de Medicare dijeron que sus beneficiarios no tendrán que pagar de su bolsillo por una prueba del COVID-19.

La enfermedad producida por el Covid-19 se ha convertido en un verdadero dolor de cabeza para las familias debido al costo del tratamiento.

Leave a Reply