Corea del Sur vuelve a sufrir récord de contagios diarios y de casos severos

0
10
753474

CORONAVIRUS COREA DEL SUR

Seúl, 1 dic (EFE).- Corea del Sur superó hoy por primera vez los 5.000 nuevos casos de COVID-19 en un día y registró así nuevamente su récord histórico de infecciones diarias y de enfermos graves en un momento marcado además por el temor a la propagación de la nueva variante ómicron.

El país asiático registró entre la medianoche del lunes y el martes 5.123 nuevos casos, muy por encima del récord anterior de 4.115 reportado hace una semana, según los datos publicados hoy miércoles por la Agencia de Control y Prevención de Enfermedades Infecciosas de Corea (KDCA).

El martes se anotaron también 34 fallecidos y se superó el récord de enfermos de COVID-19 graves al reportarse 723, el 84,4 % de los cuales tiene más de 60 años y el 12,5 % entre 40 y 50.

Los principales grupos afectados por los nuevos contagios son los mayores de 60 y los menores de 18, la inmensa mayoría de los cuales aún no están vacunados.

En el caso de los mayores, se cree que esta nueva ola de infecciones responde a que los efectos de las vacunas que recibieron a principio de año han comenzado a disminuir.

El país asiático, donde el 79,9 % de la población tiene doble pauta de vacunación, está también tratando de confirmar su primer caso sospechoso de la nueva variante ómicron, que aparentemente está relacionado con personas que viajaron recientemente a Nigeria.

A la vista de las nuevas cifras, el ministro del Interior, Jeon Hae-cheol, citado por la agencia Yonhap, aseguró hoy durante una reunión inteministerial se barajan nuevas medidas de choque para atajar la situación.

El lunes, el presidente Moon Jae-in ya anunció que el país no aplicaría la siguiente fase de alivio de restricciones sociales prevista para diciembre apenas tres semanas después de haber activado una primera relajación.

Se teme ahora que se vuelvan a imponer restricciones que estuvieron activas entre julio y octubre (como el cierre obligatorio de hostelería a las 22.00 o la prohibición de reunir a más de 4 personas), especialmente en la región capitalina, donde vive más de la mitad del país y se concentran el 80,2 % de los nuevos contagios.

Desde esta semana Corea del Sur ha acelerado la aplicación de la tercera dosis, la cual el propio Moon dijo que debe servir para completar la pauta de vacunación y no ser considerada como una dosis adicional.

De momento unos 3,2 millones de surcoreanos (un 6,1 % de la población) han recibido ya el tercer pinchazo.