Cassandra Deck-Brown, jefa del Departamento de Policía de Raleigh expresó que “ha pasado meses investigando las mejores prácticas y hablando con la comunidad para implementar el uso de las cámaras corporales”./Foto por Walter Gómez.

Por Walter Gómez | [email protected]

Raleigh, NC.- La aprobación del uso de cámaras corporales para los agentes del Departamento de Policía de Raleigh fue recibida con  objeciones y preocupación por miembros de la Unión Americana de Libertades Civiles de Carolina del Norte (ACLU).

ACLU basa su preocupación en cómo las políticas de transparencia y responsabilidad policial serán aplicadas en la inclusión de estos aparatos de video al equipo que, entre los meses de marzo y junio,  más de 600 agentes de la capital del estado portarán en sus uniformes durante sus turnos de trabajo.

“Las cámaras corporales deben ser una herramienta para hacer que la Policía sea más transparente y responsable ante los miembros de la comunidad, pero

 lo presentado no alcanza totalmente esos objetivos”, afirmó a HOLA News Molly Rivera,  de ACLU.

DIFERENCIAS CON CHARLOTTE

Uno de los cuestionamientos que expone tanto ACLU como la  Asociación Nacional para el Avance de la Gente de Color,  Capítulo Carolina del Norte (NCNAACP),  es que los agentes podrán ver el video antes de escribir su reporte.

“No deben permitir que los oficiales revisen las grabaciones antes de escribir sus informes iniciales”, dijo a este medio  Susanna Birdsong, consejera política de ACLU.

Para Birdsong, si esto no se cambia “el oficial puede adaptar su reporte sobre lo que sucedió en función de lo que se muestra en el video”.

Otra de las diferencias, que mencionó Birdsong en relación a los  oficiales del Departamento de Policía de Charlotte, que  están equipados con esta tecnología desde el 2015,  es el tema disciplinario.

“En Charlotte hay pautas claras sobre la violación de las directivas al uso de las cámaras corporales, incluyendo una investigación, mientras que Raleigh no contiene nada específico sobre cómo, cuándo o qué tipo de disciplina podría ocurrir si un oficial viola la política”.

En forma parcial o total, además de Charlotte y Raleigh,  los oficiales de las ciudades de  Greensboro, Statesville, Hickory, Winston Salem, Durham, Knightdale, Garner, Cary, Chapel Hill, Carrboro, Fayeteville, Wilson y Rocky Mount cuentan con estos dispositivos.

Leave a Reply